10 frases con trampa en la publicidad

Ya os comentaba en el post anterior que una de las frases que temo oír es “quiero ser un referente en lifestyle”. Pero no es la única con la que hay que tener cuidado. Hay otras que esconden verdades mucho más crudas que lo que dicen en realidad, y ante las que debemos saber reaccionar. O al menos, tener claro qué quieren decir.

Y aquí van, sin más rollos, las otras 9 (que la de “lifestyle” ya os la conté) y lo que llevan detrás.

  • Habría que aterrizar más esta idea. En mi caso, que soy freelance y me dedico a las redes sociales, esto lo suelo oír cuando desde una agencia me piden una propuesta para presentar a un posible nuevo cliente. Y tiene una traducción muy clara: “Hazme la estrategia completa”. Así que la respuesta es obvia… “Si quieres una estrategia no pidas unas pinceladas, y sobre todo… págala”. O no la pagues, pero al menos deberías proponer claramente lo que quieres, por si a mí me interesa trabajar gratis a cambio de la posibilidad de conseguir el cliente. Que puede ser que sí, y puede ser que no.

– Hay que darle más dinamismo a este post. Dinamismo, esa gran palabra. Tienes que comunicar que desde el lunes dejamos de vender la tuerca XJR4000 y la cambiamos por la FPJ900, sin olvidarte de incidir en que sigue siendo compatible con los modelos de tornillo BR598 y HU087 y recordando nuestro horario de atención al público. Pero dale dinamismo.

  • Hazme un vídeo viral. Esta normalmente deriva, una vez que se conoce el precio de hacer un vídeo, en “hazme un post viral” o en “hazme una acción viral”. Pero viene a ser lo mismo. No puedo explicar nada sobre este tema mejor de lo que ya lo hizo mi compañera Carmen Figuiras en este post.

  • Creo que esto no le va a gustar al cliente. Mejor piensa otra cosa. Esto suele darse cuando propones una imagen diferente a las que se suelen publicar, un copy más atrevido… pero cuando la agencia me viene con esto me mata. ¿Y si le ponemos ganas o nos arriesgamos? Vamos a enseñárselo para que nos dé OK, no vamos a publicar sin su permiso, así que… ¿Por qué no podemos esperar a que nos diga él que no? Algunas de las ideas por las que un cliente me ha felicitado han tenido que vérselas primero con esta frase. La entendería en una versión más proactiva, como: “piensa otra cosa por si no le gusta al cliente, así le damos dos opciones”. Así sí, porque hemos tenido en cuenta que la idea podía ser arriesgada y por si no convencía no está mal llevar dos. ¿Pero por qué hay tanto miedo a que te digan que no a algo? ¡Se cambia y listo!

– Dale una vuelta. Es una bonita forma de decir que algo no les gusta, sin tener que molestarse en explicar por qué. Dime que el copy es demasiado largo, dime que el concepto no es original o que no debemos ser tan atrevidos. Pero no me digas que le dé una vuelta porque no sé si poner un par de comas o pensar una idea nueva desde cero.

Autor de esta imagen y la de cabecera: Geralt

Autor de esta imagen y la de cabecera: Geralt

– La idea potente. No hay ideas buenas o malas, originales o manidas, geniales o mediocres. Hay ideas potentes o no potentes (estas últimas serían impotentes, supongo). El concepto vale tanto como para pedir (siempre quieren una idea potente) como para criticar: “la idea es potente, pero…” Lo malo es que casi nunca terminan la frase. ¿Pero qué? Si insistimos demasiado podemos entrar en bucle porque pasamos con mucha facilidad a la frase anterior. Todo queda mucho más claro después de un “La idea es potente, pero dale una vuelta”.

– Buscamos implicación. Esta la he dejado para el final pero es de las mejores. La traducción literal sería “quiero que habitualmente te quedes en la agencia hasta altas horas de la noche sin quejarte”. Una vez en una entrevista de trabajo, hace muchos años, me preguntaron por mi nivel de implicación. Ante mi pregunta sobre qué era exactamente la implicación para ellos, me dijeron la que creo que hasta ahora es mi frase de agencia preferida: “aquí se sabe cuándo se entra pero no cuándo se sale”. En mi opinión todo el mundo debe saber cuándo sale de su trabajo porque es algo que pone en su contrato, igual que su sueldo. Así que le pregunté a esa persona que si la empresa se pensaba implicar conmigo. Me miró un poco raro y le dije que yo estaba dispuesta a hacer horas de más si les surgía un imprevisto, y por eso quería saber si ellos también me podrían pagar un extra si el imprevisto me surgiera a mí. Me dijo que por supuesto se podía pedir un adelanto que se me descontaría del siguiente sueldo, así que le respondí que en ese caso yo también podía adelantar horas que descontaría de la siguiente semana. Y claro, no me volvieron a llamar. Me hizo mucha gracia y he usado esta respuesta más veces.

Estas son mis frases con doble sentido favoritas. ¿Cuáles son las vuestras?

The following two tabs change content below.

Esther Rosado

Llegué a los medios sociales como todos: por casualidad y sin tener ni idea. Empeñada desde siempre en saber cada día algo nuevo, llegó un momento en el que creí que estaba cerca de ser una experta. Afortunadamente seguí aprendiendo y pronto descubrí que este mundo siempre iba a ir más rápido que yo y que cualquiera, y que se trataba de asimilar el máximo posible y continuar coleccionando conocimientos. Así que aquí estoy, compartiendo lo que sé y sobre todo aprendiendo de tanta gente que sabe mucho más que yo.

Latest posts by Esther Rosado (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: