¿A qué siguen oliendo las nubes? SddC,IaaS, PaaS,SaaS

a que huelen las nubes? IaaS, DssD, PaaS, SaaS

Después de más de un año que publiqué esta entrada ¿A qué huelen las nubes?, muchos conceptos han cambiado: si algo cambia rápidamente es el entorno de la tecnología, aunque las nubes… siguen oliendo a tecnología.

Conceptos nuevos uno detrás del otro aparecen mes a mes, como el más novedoso que es el SDDC: (Centro de Datos Definido por Software) la evolución del IaaS; el Cloud como Servicio donde se pueden disponer de todos los recursos de un centro de datos de forma automatizada, programada y calenderizada, pudiendo además venir acompañado por la gestión total por parte del proveedor cloud.

Estamos hablando de una despreocupación total de la tecnología por parte de la empresa para que esta se pueda centrar en su negocio y todo lo referente a los recursos que necesita para que funcione lo deja en manos de su proveedor-es de cloud, traspasándoles el riesgo, ya que suelen ir acompañados de unos SLA muy restrictivos.

Pero como siempre pasa, para entender el presente necesitamos entender el pasado, por lo que volvemos a repasar los conceptos y las bases del Cloud Hosting.

El cloud computing representó un paradigma tan grande como lo fue en su momento la aparición de internet.

Esto supuso un cambio radical en cuanto a las posibilidades de acceso a la tecnología, competitividad, sobre todo para las pymes y emprendedores independientes

El cloud democratiza los negocios y a las empresas, haciéndolas más competitivas.

Con el cloud, no es necesario afrontar inversiones iniciales para la adquisición de tecnología y toda la capacidad técnica necesaria se gestiona desde Internet, desde la nube: tenemos los recursos que necesitamos cuando los necesitamos, sin obsolescencias, sobredimensionamientos o recursos infrautilizados, lo que conlleva a un ahorro considerable de costes.
El pago por uso del cloud permite, tener a tu disposición no solo una infraestructura líder en muchos casos en su sector, sino una seguridad, una visibilidad y por supuesto una escalabilidad que de otra forma, para muchísimas empresas, sería inaccesible por el coste de la misma.
A la hora de elegir una oferta de cloud, nos encontramos con siglas como IaaS, SaaS, PaaS, DaaS .. Lo que sea como servicio… pagas al mes por lo que necesitas y cuando no lo necesitas dejas de pagarlo (la mayoría de las empresas cloud no te exigen permanencia), por supuesto este modelo de negocio conlleva sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas.. en este post nos centraremos en sus características y ventajas.

Veamos la diferenciación a la hora de elegir el servicio a contratar y qué niveles del mismo se nos proporcionan.

  • IaaS: Infraestructura como servicio, (Infrastructure as a Service).
    Es el nivel más bajo del servicio de cloud y lo que ofrece es la entrega bajo demanda al cliente de lo que este necesite de recursos: memoria, vCPU, backup, firewall, VLAN, VPN, balanceadores.., se suele llegar hasta la capa de SO y algunos hasta determinadas bases de datos; es como si fueras al IKEA, te compras las piezas que necesitas y te construyes tu propio CPD en la nube, pudiendo escalar según tus necesidades, posibilitando el crecimiento exponencial y en muy poco tiempo de todos los recursos que se necesiten de forma puntual sin tener que adquirirlos de forma permanente y por lo tanto tenerlos desaprovechados en períodos largos o el redimensionamiento de los mismos para poder hacer frente a esos picos de demanda (por ejemplo una gran campaña publicitaria, un evento deportivo, al final de mes para realizar las facturas, nóminas… etc.), o bien la posibilidad de desplegar los recursos entre varios proveedores cloud: el llamado Cloud Bursting: garantizando la supervivencia y seguridad de tu proyecto, así como la opción de tener tus recursos replicados en varios CPD’s, pudiendo dar una respuesta inmediata si se sufriera un desastre, teniendo nuestro plan de continuidad de negocio cubierto pagando por unos recursos mínimos durante el tiempo en que no necesitáramos todos por un desastre, lo que genera un gran ahorro de costes.
  • PaaS: Plataforma como Servicio (Platform as a Service). Es el nivel intermedio y se encarga de entregar al usuario final una plataforma de procesamiento completa, totalmente funcional. Es decir abstrae por completo al user final del hardware; en definitiva, la plataforma sobre la que se crea la aplicación web no es responsabilidad del usuario, es del servicio que se contrata y que se paga también en modalidad de pago por uso.
    Por ejemplo, para un desarrollador web que va a necesitar un servidor web que entregue sus páginas, un servidor de bases de datos y un sistema operativo, será este el nivel encargado de proporcionar todos estos servicios.

Algunas de las ventajas que nos ofrece son las siguientes:

Escalabilidad, Pago por uso, Desarrollo y despliegue más sencillo (APIs asociadas), Integración con el resto de plataformas, Administración remota, etc..

  • SaaS: Software como Servicio (Software as a Service). Este es el nivel más alto y se encarga de entregar el software como un servicio a través de Internet cuando el usuario lo necesite; permitiendo con solo un navegador web tener el acceso a la aplicación, sin necesidad de instalar programas adicionales en el dispositivo. Las suites ofimáticas online o los gestores de correo, son un buen ejemplo de este nivel.  Todo el desarrollo, mantenimiento, actualizaciones, copias de seguridad son responsabilidad del proveedor. Se pueden acceder a las aplicaciones desde cualquier sitio, desde cualquier dispositivo.
  • DaaS: Datos como Servicio (Data as a Service)

Acceso en la nube a aplicaciones y escritorios de negocios (VDI) desde cualquier dispositivo

Las soluciones proporcionan un escritorio como servicio de estilo PC completo para entregar aplicaciones y correo electrónico de forma segura a través de la web. Los escritorios como servicios son fáciles de adquirir y de administrar, sin que el departamento de IT tenga que mantener ningún software.

Este tipo de tecnologías permiten implantar políticas de empresa como BYOD. Trae Tu Propio Dispositivo (Bring Your Own Device), ya que el equipo desde el cual se trabaja en este tipo de entornos no es preocupante, pues SO, el software y la seguridad dejan de estar en el dispositivo de usuario final y pasan a estar en un entorno de escritorio virtual donde tenemos todo debidamente administrado.

En todos ellos, como hemos visto hay varias ventajas comunes como son: el ahorro de costes, la disponibilidad, escalabilidad, competitividad, despreocupación del hardware y el acceso a pequeños empresarios de tecnología de última generación.

@infinitopuntocero.com Estar en Cloud supone para las empresas democratización y competitividad Click Para Twittear

Cabecera: Photo Credit: Carolina Ruiz

Gracias por leernos, cualquier, duda, ayuda o comentario serán bien recibidos.

Un abrazo infinito

The following two tabs change content below.

Carolina

Cofundadora de Infinitopuntocero. Entusiasta de las nuevas tecnologías, llevan presente en mi vida profesional desde hace mas de 21 años. Consultora independiente en IT. Asesoria-Mentoring de Estrategia a Empresas. ¿lo necesitas? Contactame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: