Bueno, bonito, barato

Bueno, bonito, barato. Así tenemos el sector de la comunicación, señoras y señores, que parece un zoco árabe. O peor, porque a veces no nos regatean, intentan sacarnos el servicio gratis. Y es que la cultura del todo gratis está más arraigada en los españoles que el gusto por la siesta o la tortilla de patatas.

Photo Credit: frankieleon via Compfight cc

Photo Credit: frankieleon via Compfight cc

Ojo, que gran parte de la culpa la tenemos nosotros, ¿eh? Las agencias y profesionales de la comunicación nos hemos pasado años acostumbrando al potencial cliente a darle un Plan de Comunicación completo, con sus objetivos, estrategia y plan de acción, antes de que decida si nos contrata o no. Luego llegó el 2.0 y seguimos haciendo lo mismo con los Plantes de Medios Sociales. Nunca nos hemos planteado cobrar por las horas necesarias para realizarlos, o por la asesoría que contienen y que el cliente se lleva gratis aunque al final no te contrate. ¿Bueno, bonito, barato? ¡Que va! Nosotros, gratis.

Las agencias de comunicación hemos acostumbrado al cliente a recibir asesoría gratis. #ERROR Click Para Twittear

La cosa es especialmente sangrante cuando vamos a concurso. Entonces el cliente nos concede el privilegio de trabajar gratis para él, en competición con otros compañeros del sector, para decidir con cuál se queda. No voy a entrar a diseccionar aquí los concursos de agencia porque eso ya lo hizo Rosa del Blanco, compañera de #PRpenas, en este post, pero sí quiero señalar lo mucho que escuece cuando pierdes y con el tiempo ves que otro compañero ha puesto en marcha tu idea con su presupuesto, seguramente mucho más módico que el tuyo. Si nos descuidamos, nos sacamos los ojos.

Y yo me pregunto: si un arquitecto cobra por elaborar un proyecto, ¿no podríamos cobrar nosotros por hacer lo mismo con un plan de comunicación? Y aquí es donde todos estáis diciendo que sí con la cabeza y hasta en voz alta, completamente convencidos de que así debería ser. Pero ahora lanzo otra pregunta: ¿quién es el guapo que lo hace sabiendo que detrás de ti van a llegar 3 dispuestos a trabajar gratis? Ajá, lo veía yo venir.

Si un arquitecto cobra por un proyecto, las agencias de comunicación deberíamos hacer lo mismo. Click Para Twittear

¿Esto tiene solución?

Bien, hay quien prorratea el coste de elaboración de la propuesta y lo suma a los honorarios de los meses de contrato. Hay quien cobra un X más en los honorarios del primer mes para compensar ese trabajo. Cualquiera de las dos opciones está muy bien pero, ¿qué pasa si no te contratan y no puedes poner en marcha ninguna de las dos? Pues, bueno, bonito, barato, si ya lo decía yo.

Otra opción es ponerte digno y decir no al potencial cliente que quiere pagarte al peso, porque tiene presupuesto cero, pero te pide un gabinete de prensa completo en prensa, radio, tele y medios online, con especial atención a revistas y blogs especializados en unas 15 actividades deportivas. O el que, en las mismas condiciones presupuestarias quiere que su negocio tenga suficiente visibilidad y reconocimiento de marca como para comenzar su expansión nacional en un año. O el que te dice que trabajes para él por 4 pelas porque suficiente prestigio te da a ti, vil mortal, trabajar para ellos, que son dioses del Olimpo de las marcas. Y esta gente, ¿no tiene un “cuñao”?

Otra posibilidad es presentar propuestas minimalistas y desarrollarlas a viva voz pero dejarlas sobre el papel a pinceladas. Pero, claro, en un concursos de agencias lo tuyo va a ser una castaña pilonga frente a lo de la competencia.

En ocasiones un intercambio en especie puede ser beneficioso para ambas partes pero, hombreeeeee, esto tiene que ser un 50/50, ¿no? Porque si yo me curro un test de producto/servicio que me lleva X horas de dedicación, análisis y redacción para publicar en mi blog un post promocionado y tú, que de influencer tienes poco, me das un RT a tu propio post, a mí se me queda una cara de tonta que ni te cuento.

Venga, que todos tenemos que comer. Seamos serios, ¿no?

La solución pasa por dignificar nuestro trabajo y respetar el de los demás. El de todos los demás, compañeros, proveedores y clientes.

Y os dejo ya, que me voy al mercado, sin un euro, a ver si el carnicero me regala un solomillo a cambio de mi sonrisa esplendorosa.

La cultura del #todogratis está más arraigada en España que la tortilla de patatas. #Cámbialo Click Para Twittear
The following two tabs change content below.
cfigueiras@carmenfigueiras.com'
Cofundadora de Infinitopuntocero. De los Mass Media a los Social Media hay sólo un paso y hace ya años que lo di, como corresponde a un espécimen evolucionado de la comunicación. Más de 20 años comunicando por cualquier medio y velando por la reputación y la imagen de mis clientes, tenían que acabar rellenando este blog hasta el infinito. ¿Te animas a leer?

5 Respuestas

  1. Me siento taaaannnn identificado que si cambias “Plan de Medios Sociales” por “vídeo” o “vídeo en streaming” te lo compro, lo firmo, lo subrayo y hasta lo esculpo en piedra.
    En la única que no he caído (aún) es en la de los concursos. Hace poco tuve la suerte de estar en una máster class con Fernando Macía y tuvo el detalle de contarnos todos los tipos de “concursos de proyectos” y se nos erizó el pelo a todos. Creo que nunca verá la luz el vídeo de esa sesión, pero de hacerlo dudaría si clasificarlo como género de terror, apocalíptico o surrealista….
    Felicitaciones por tu artículo, sobre todo por haber sabido terminarlo sin incluir la media docena de tacos que a todos nos rondan por la cabeza.
    Antonio.

    • cfigueiras@carmenfigueiras.com' Carmen Figueiras dice:

      Muero por ver ese vídeo de los concursos, Antonio. Yo tengo enchufe, ¿no? Je, je. Lo de los concursos es una lacra. El post de Rosa del Blanco que enlazo en mi post dice prácticamente todo lo que se puede decir de ellos. Y ya no es solo la cara que se te queda en esas situaciones, es el coste que tiene presentarse a ese concurso. Sobre todo si eres agencia de publicidad, que van casi con artes finales y toda esa producción cuesta mucho dinero para que luego sea únicamente un paripé.

      Gracias por tu comentario, compañero.

      • Me tengo que leer el artículo enlazado, añadido a pendientes.
        Lo que ya es la monda, como contaba Fernando, es cuando para poder participar en el mismo concurso tienes que pagar una cuota previa no reembolsable. Bonita jugada ¿no? Pagas por presentarte, presentas un proyecto con todos los detalles, así N candidatos, a mil euros por barba…. y solo se le adjudica a uno, evidentemente.
        Sobre el vídeo… si me dan luz verde, que por lo delicado del tema lo dudo mucho, me hago un viral fijo.
        Y desde luego que lo verías la primera.
        Gracias por poner negro sobre blanco esas cosas.

        • cfigueiras@carmenfigueiras.com' Carmen Figueiras dice:

          Madre mía, a mí eso no me ha pasado nunca pero tengo clarísimo que trabajo para ganar dinero no voy a pagar por trabajar. Es el colmo ya. La cuota en euros y encima el trabajo gratis. Es que no tengo palabras, hombre, no tengo palabras. En fin, quizá me muera sin ver ese vídeo. Consérvalo como un tesoro, que nunca se sabe.

  1. 1 febrero, 2016

    […] no: esta mañana estaba leyendo un artículo de Carmen Figueiras en Infinitopuntocero.com, “Bueno, bonito, barato“. Hablaba sobre la “gratuidad” para el cliente de las propuestas de Marketing; […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: