Doctor, soy una sobrecualificada ¿es grave?

Está confirmado. Mi terapeuta me recomienda que lo comparta. Hay otros afectados y no soy la única. Eso es un consuelo, pero el diagnóstico es claro: ¡¡¡soy una SOBRECUALIFICADA!!!.

Lo he sabido recientemente. Es duro, pero soy fuerte y optimista y sé que podré con ello.

¿Quién me iba a decir a mí que una carrera, un máster, nivel avanzado de inglés escrito y hablado, varios postgrados y una amplia experiencia en grandes multinacionales iba a ser un hándicap?. Cuando lo escuchas por primera vez es un jarro de agua fría que te deja empapada y tiritando.

¿Se trata de una enfermedad grave? ¿Estamos preparados para curarla?.

Trabajo en Comunicación y me gusta estar informada, por lo que, a raíz de conocer mi enfermedad ;), he leído bastante sobre este tema y parece que España es uno de los países tradicionalmente con más “sobreeducados”, aunque no se termina de argumentar el porqué de tan altas cifras.

Sigo investigando y leo que algunos economistas (teoría del capital humano), afirman que la sobrecualificación debería ser transitoria, pues simplemente sería la manifestación de la dificultad de que empresarios y trabajadores encuentren la información adecuada sobre las posibilidades de los puestos de trabajo y de los asalariados. Añaden que no sería más que un problema de ajuste. Bueno entonces si es solo cuestión de ajustarse, son buenas noticias ¿no?.

Algunas personas optan por hacer un segundo curriculum, una opción B para encajar en ciertas vacantes por debajo de sus posibilidades. Sin consultar a nadie, no lo he considerado nunca, ni lo recomiendo. ¡No me parece nada sano!.

Tranquilos, más allá de estudios y tendencias económicas, tenemos un antídoto: luchar, evolucionar y reinventarte gracias a todos los recursos que precisamente hemos conseguido por tan amplia formación y desarrollo profesional. Todos aquellos cursos que has hecho para reciclarte durante toda tu carrera, esa inquietud que siempre te animó y te impulsó a seguir aprendiendo, eso mismo es lo que te hará sobrellevar esta nueva “dolencia” que “te” han adjudicado.

Formarte no puede llevarte más que a ser mejor profesional y hasta mejor persona, así al menos lo siento yo. Cuando indagas y profundizas en alguna materia, te das cuenta de lo todo lo que queda por conocer. Eso nos hace a todos indiscutiblemente más HUMILDES y a darle a todo la importancia relativa que tiene ¡incluida tu sobrecualificación!.

Si te apetece compartir cual es tu opinión al respecto, somos “oídos infinitos”.

[Photo credit imagen destacada: JFCherry vía Compfight cc]

The following two tabs change content below.
comunicacion.merchepalomino@gmail.com'
Cofundadora de infinitopuntocero. Ya son 15 años trabajando en la relación con los medios y en la reputación corporativa ¡y me apasiona mi profesión!. Considero que la Comunicación, siempre en mayúsculas, es mucho más que lanzar una nota de prensa. Comparto lo que aprendo. Práctico el networking desde antes de que lo llamaran así. El sentido del humor es fundamental en mi vida :).

14 Respuestas

  1. Me suena, sí… En mi caso además empecé a trabajar muy joven y tengo una trayectoria, digámoslo así, “errática”. Dejé un trabajo estable (en una empresa que hoy ha cerrado; tan estable, al final, no debía de ser) para hacer un máster que me sirvió para curarme una espinita (la de no haber estudiado Sociología) pero me generó otra en forma de tesis con la que aún sigo peleando… Y en lugar de entregarla aquí estoy, en segundo de Psicología.

    De pronto apareció lo de la gamificación y ahora puedo decir que me estaba especializando en ello aunque no lo supiera, como en el famoso discurso de Jobs en Stanford y sus puntos que se unen, pero en la práctica lo que ocurre es que estoy contigo: formarte te hace mejor profesional y mejor persona, y me niego a que ningún puesto de trabajo me coma la curiosidad que alimenta las ganas de vivir.

    ¡Por el aprendizaje permanente!

  2. Un tema espinoso y con muchas razones para que esa realidad siga por mucho tiempo.
    Te apunto algunas:
    1) Hay mucho jefe que no soporta rodearse de gente que sepa igual o más que el, así que una alta preparación es algo que rechazan en el candidato.
    2) La proporción de universitarios y formaciones intermedias no coincide con las necesidades del mercado.
    3) Existe un “efecto frustración” que los empresarios conocen bien y procuran evitar. Si no hay un puesto adecuado a tu currículum y aceptas un trabajo para el que estás demasiado preparado esto te llevará a frustrarte como profesional y abandonar la empresa a la primera que encuentres algo mejor. Cuando la empresa busca equipos estables ese es un riesgo no deseado.

    Podría seguir apuntando unas cuantas cosas, pero te dejo un ejemplo curioso que creo no es una leyenda urbana. Me lo han comentado varios empleados de la empresa y por lo tanto le doy cierta credibilidad.
    El ejemplo en cuestión es Mercadona. Al parecer desde hace tiempo tomaron la decisión de tener en su plantilla personal sobrecualificado, así el porcentaje de universitarios en la plantilla se ha disparado. ¿Para qué piensas que Mercadona prefiere tener personal sobrecualificado en puestos de base? me refiero a reponedores, almacenistas, cajeros, etc.
    Muy simple, ahora tienen candidatos sobrados y pueden elegir los que quieran, siempre van a ser empleados agradecidos por salir del paro. ¿Y la sobrecualificación que pinta? ahora poco, pero en cuanto la economía comience a recuperarse aumentará la oferta de empleo, los trabajadores aspirarán a puestos más acordes con su formación y en un porcentaje probablemente alto dejen su trabajo en Mercadona sin necesidad de ser despedidos.
    Resultado: personal cualificado ahora y empleados que se irán sin necesidad de indemnización en el futuro.

    • Antonio, buen ejemplo el que pones. Esperemos que haya más empresarios inteligentes.
      En cualquier caso, yo me estoy “medicando” con un buen tratamiento como fundar un blog 😉 y APRENDER aún más.

      Un abrazote

    • idiaz@coitt.es' Israel Díaz dice:

      Antonio, totalmente de acuerdo en lo que dices. Muy interesante lo que cuentas sobre Mercadona. Es una estrategia de empresa muy interesante.

      Hay por ahí un chiste que más o menos dice:
      – Si damos formación a los empleados … Se marcharán, dice un director de departamento.
      – Y si no se la damos…. Se quedarán, responde el director de RRHH.

      En fin, que cada uno tiene su punto de vista en esto de la formación.

      Yo soy de los que piensan que la formación es una manera de protegerse en este mundo tan cambiante, y además no hay que esperar a que te la ofrezcan en tu trabajo, hay que buscarla fuera y si es fuera de tu zona de confort, mucho mejor.

      Como dice Merche, a mí también me pone formarme.

      Saludos

      • Gracias por tu comentario Israel,
        El tema de la formación en la empresa da para varios post también.
        Afortunadamente cada vez es más fácil encontrar formación de calidad en Internet, sin necesidad a lo que decida hacer o programar la empresa de turno.
        También a mí me pone lo de formarme, algo que vengo haciendo de forma continuada desde que tengo uso de razón.
        Saludos.

  3. anagmariscal@gmail.com' Ana González dice:

    Teniendo el mal de la sobrecualificación, como tantas, siendo del mismo sector que tú y que Vega, y teniendo el hobby de la formación, yo aconsejaría hacer un currículum B como estrategia. Dejar por un momento de jugar en un tablero que no es nuestro, pero en el que luchamos para que sirvan nuestras normas y aceptar por un momento las que nos imponen.

    Hacer trampas, entrar por una puerta y una vez dentro ir abriendo otras, las nuestras, ir imponiendo las nuestras normas una vez que se sustituya el miedo a la sobrecualificación por la admiración del conocimiento.

    O hacer trampas para ganarse el pan mientras que llega ese momento en el que las redes informales hagan su agosto y llegue la recomendación de alguien (ese cliente, amigo, exjefe…) que de pronto recuerda que no conocen a nadie más preparado y con más ganas que aquellas que llevamos vagando años por la formación a lo largo de la vida.

  4. Leticia_calleja@hotmail.com' Leticia dice:

    Una gran epidemia es la sobrecualificación en estos momentos. No tengo demasiado claro que la OMS la tenga muy en cuenta pero desde luego que hay que combatirla y luchar porque no se infravalore a los grandes profesionales que existen en este país.

    Feliz 2015.

  5. jjuliangarcia2@gmail.com' José Julián García dice:

    Hola Merche, el concepto de sobrecualificación creo que es un concepto que en cierto modo enlaza con un sentimiento de frustración en lo que haces. En realidad cualquier empresa medianamente inteligente siempre debería elegir al mejor preparado. Uno de los motivos puede ser el que apunta Antonio, pero otro posible motivo es que si tengo a los mejores preparados, la empresa podrá ir cubriendo puestos superiores y de mayor responsabilidad con personas que ya conocen la base y por tanto el Principio de Peter estará mucho más alejado en su cumplimiento, por lo que podrá tener muchos más candidatos dentro de la empresa formados para ir subiendo en las distintas escalas, y además que no tengan la inexperiencia y desconocimiento de la empresa de la que en muchos casos presentan determinados encargados y/o directivos.
    En cuanto a que el que aspire a cualquier puesto de trabajo se sienta sobrecualificado, podrá ser un sentimiento de quienes se frustran por no trabajar pensando en todo lo que saben, pero yo creo que cualquiera que tenga una gran formación, podrá en primer lugar realizar su trabajo de manera mucho mejor, más eficiente y no creo que sea totalmente incompatible con continuar su desarrollo personal en otras actividades que puedan ser o no lucrativas.
    Se me viene a la cabeza un arquitecto formado para construir grandes puentes y palacios, ¿se frustrará porque trabaje para una empresa que construya adosados? Entiendo que podrá hacer los mejores adosados aplicando todos sus conocimientos y además podrá realizar publicaciones, blogs, etc. e incluso colaborar con otras empresas y seguir formándose, además, en un momento determinado podrá fundar con gran facilidad y gracias a su gran formación su propio estudio de arquitectura. Evidentemente, éstos adicionales no los podrá realizar el que sólo sepa diseñar “adosadillos”, y como decía antes poco inteligente será la empresa que contrate al segundo en lugar de al primero, aunque es evidente que por construir adosados el primero no podrá exigir los mismos emolumentos que si estuviera diseñando grandes obras.
    El empresario que prefiera rodearse con los más mediocres y menos formados, cualquiera que sean los motivos, siempre estará acechado por el fracaso.
    En definitiva, la sobrecualificación, siempre es buena para cualquier profesional porque siempre le da la libertad de elegir con el tiempo, segundas opciones y descartar lo que como dice Vega, pueden parecen trabajos estables a primera vista, pero que sin esa sobrecualificación difícilmente se da el paso a ese cambio.
    El verdadero problema es no estar cualificado, pues en éste caso nunca tendrás la libertad de elegir, ni tan siquiera de cambiar de empresa, pues la infracualificación genera en muchos casos “verdaderos esclavos”.(que también es cierto que determinadas empresas los prefieren, es de lo que tampoco se puede dudar).
    Un saludo
    José Julián

    • Julián, te agradezco mucho el tiempo que has dedicado a leer el post y comentarlo después. Créeme que lo valoro mucho!
      ¿Sabes que me ha ocurrido en muchas entrevistas? Que me hubiera gustado que me hicieran una en la que de verdad pudiera demostrar lo que puedo aportar, que hagas un verdadero ejercicio creativo antes sus preguntas y no quedarnos solo en la “titulitis”. Y después de revisar de forma aburrídisima lo mismo que está escrito en el CV, te dicen “me gusta mucho tu perfil pero te veo sobrecualificada”. Uffff
      No obstante, y como muy bien apuntas, lo que he decidido es utilizar ese conocimiento en otras actividades o sectores y por eso he acabado siendo emprendedora. Jeje es un término muy chulo en EEUU, aquí eres una autónoma :).
      Y ya tengo en mente hacer un par de cursos en 2015 para seguir formándome. Si es que lo mío es de traca ;).
      Gracias de nuevo Julián. Un saludo

  6. He leído con detenimiento tu artículo, y es cierto que es para MUCHOS un problema el encontrarse con alguien tan ESPECIAL..

    Al respecto para tun tipo de trabajo en sí, siendo ESPECIAL o como le llamas yo no recomiendo hacer un segundo CV pero si la opción es un puesto de trabajo x exponer lo que haya que exponer que llene las expectativas de la empresa en cuestión y lo demás comentarlo en la entrevista.

    Tiempo atrás cuando yo iba por algún puesto en particular era como lo resolvía y terminaba en ese puesto y cargo y era en la empresa que con lo que yo hacia más no con lo que decía ellos la empresa y yo teníamos una excelente relación y estrategia de trabajo.

    Alguien alguna vez me dijo que los estudios que uno tiene son para compartirlos y no para presumir de ellos… y así lo entendí con el tiempo

    Hoy soy Empresaria pero ya de mucho tiempo y me toca estar muchas veces en el papel de entrevistarme con sobrecualificados y aveces… deján que desear porque hoy nos importa más lo útil que pueden ser para la empresa, por mi parte para mi es fenomenal previa evaluación porque los estudios y sus conocimientos son parte pero no el todo.

    Igualmente tu post, me parece muy bueno para aquellos que con un NO se confunden y no siguen o se frustran ya que nadie ni tu puedes acabar con tus sueños ni planes.

    Adelante!!!

    • Hola Cristina,

      Es cierto que en este país se confunde a veces sobrecualificación con titulitis. Yo en mi post me refería a lo primero, ya que en este momento hay un exceso de demanda frente a la oferta de empleos y muchos empresarios prefieren contratar profesionales más económicos aunque no tengan tanta experiencia.
      En el comentario de otro seguidor del blog, Julián, le escribía que me gustaría que en las entrevistas se centrasen las preguntas en verdaderos retos para poder saber que aportaría esa persona a la empresa y no un mero repaso al CV. Si tu como empresaria lo haces así, enhorabuena porque estarás eligiendo a los profesionales que realmente te ayudarán a desarrollarla.
      Por cierto, me encanta lo de compartir los estudios, no presumir de ellos. De hecho, la faceta docente es algo que tengo pendiente. Algún día!.
      Muchísimas gracias de verdad por tu aportación. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: