Hablando de gestión del talento y esas cosas

A todo el mundo se le llena la boca hablando de la gestión del talento, pero pasan los años y pocos avances veo yo en esto de tratar a las personas. Porque, recordémoslo, el talento va a bordo de las personas y los equipos se componen de personas.

Photo Credit: fabola via Compfight cc

Photo Credit: fabola via Compfight cc

No soy experta en recursos humanos pero sí he dirigido equipos y he formado parte de ellos, así que algo de poso me ha quedado por el camino. Y lo que he aprendido es que las personas merecen respeto por el mero hecho de serlo.

Cualquier gestión de equipos debe estar basada en el respeto hacia sus miembros Click Para Twittear

Os habrá dado la risa pensando que he descubierto la pólvora pero ¿cuántas veces os ha faltado el respeto un compañero, un superior, un cliente? En esas ocasiones, ¿alguien ha hecho algo? La persona al mando del equipo ¿ha marcado límites al que se ha pasado tres pueblos?

Normalmente no. Veréis, cuando he formado equipos he procurado seleccionar a los mejores trabajadores que podía pagar. A veces me he equivocado y he contratado un bufón o un vago. Pero eso se nota rápido y vale más subsanar el error cuanto antes que permitir que un elemento distorsionador te reviente el equipo desde dentro.

Y si partimos de la base de que el equipo es el mejor posible, el respeto hacia ellos es como el valor en el legionario español, que se presupone. Así que con mi equipo, a muerte. Es el mejor. Jamás se deja atrás a un compañero, jamás se deja a nadie a los pies de los caballos. Si hay errores, se corrigen dentro. Si hay que depurar responsabilidades o recomponer el equipo, se hace dentro pero de puertas para fuera, mi equipo no me lo toca nadie. Es el mejor.

La cuestión es que pocas son las veces en que, como miembro de equipos, he visto llevar a la práctica esas maravillosas teorías sobre gestión. Al final todo el mundo tiende a la servidumbre y si el cliente te coge un día en plena calle y te pone verde a gritos, sólo para demostrar lo macho que es, tu jefe te dice que una mujer inteligente como tú tiene que estar por encima de esas cosas.

Si el cliente no hace caso a tu asesoría, la campaña fracasa y, para justificarse ante sus propios jefes y sus partners, dice que la culpa la tienes tú, tus jefes no hacen nada. Vale más que tú pases por tonta a que el cliente se ponga digno y se vaya con su dinero a otra parte.

Si el cliente te difama públicamente llamándote incompetente y afirmando que te ganas la vida de manera, por decirlo finamente, reprobable, tus jefes te llaman la atención a ti, te dicen que tengas cuidado y que pongas distancia pero no le dicen al tío “hasta aquí has llegado, no se hace esto con un miembro de mi equipo”.

Si no cuidas a tu equipo, lo pierdes. #Gestióndeltalento Click Para Twittear

Y no estoy exagerando. Una vez la cosa llegó a tal punto que me senté con mis superiores y les dije que si volvía a llegar a mis oídos cualquier comentario injurioso, difamatorio o simplemente insultante de algún cliente, iba a llevarlo a juicio y a hacerlo publico. Ese día se acabaron las tonterías y empezaron a respetarme. Curiosamente no me despidieron, que era lo que yo esperaba, empezaron a respetarme. ¿Hay que llegar a la amenaza para conseguir un respeto que deberías recibir por el mero hecho de ser persona?

¿En serio eso es gestionar mi talento? Una empresa que me trata así ¿puede hacerme plan de desarrollo para “retenerme”? ¿puede pedirme que sea flexible? ¿De verdad voy a ser yo productiva en estas circunstancias? Venga ya.

Quizá yo sea una boba romántica pero trato a mi equipo como me gustaría que me trataran a mí. No sé si eso coincide con tendencias o teorías modernas sobre gestión del talento y tal, tan sólo me baso en cómo creo yo que deben ser las relaciones entre personas. Y es que tengo clara una cosa, si no cuidas a tu equipo, lo pierdes ¿y no habíamos dicho que era el mejor? Pues eso.

Imagen cabecera: Photo Credit: fabola via Compfight cc

The following two tabs change content below.
cfigueiras@carmenfigueiras.com'
Cofundadora de Infinitopuntocero. De los Mass Media a los Social Media hay sólo un paso y hace ya años que lo di, como corresponde a un espécimen evolucionado de la comunicación. Más de 20 años comunicando por cualquier medio y velando por la reputación y la imagen de mis clientes, tenían que acabar rellenando este blog hasta el infinito. ¿Te animas a leer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: