La profesión más importante del mundo

Hoy os quiero hablar de un profesional sin el cual se derretirían los polos, se desbordarían los mares, se extinguirían las abejas (que dicen que esto es gravísimo), se perderían los principios, y poco a poco se acabaría la especie humana. Alguien cuyo trabajo es tan necesario que no puede delegarlo ni pausarlo a ninguna hora del día y ningún día al año. No es un investigador ni un cirujano, no es un voluntario alfabetizando niños africanos ni el dirigente de ningún país. Es mucho más que todos ellos juntos. Es… ¡el publicista!

Antes de que os echéis encima de mi os diré que yo soy publicista. Así soy yo, imprescindible en el universo…

Pues no. Aunque nadie se lo crea, las marcas que han confiado en mí no se hundirían si mañana decidiera dedicarme a exponer arte moderno o a criar chinchillas. Y sin ti, déjame decírtelo, tampoco.  Sí puedes  irte a tu casa antes de que sea noche cerrada, y sí puedes desconectar el móvil en vacaciones si sabes organizarte, o si sabes organizar a tu equipo. Porque, piénsalo: hay gente a la espera de un juicio que durante todo el mes de agosto ha tenido que asumir que los juzgados cierran. Hay personas que tienen que tomar decisiones que afectan a naciones enteras que, aunque sea unas horas, duermen por las noches. Hay enfermos que salen con éxito de una operación a corazón abierto realizadas por un suplente porque el médico titular estaba de vacaciones. Así que tu cliente sobrevivirá si le dices que el informe que te pide a las 7 de la tarde se lo mandarás durante el día de mañana. Sé que puede sonar a ciencia ficción, pero haz la prueba.

Imagen: FirmBee.  Imagen de cabecera: Geralt

Imagen: FirmBee.
Imagen de cabecera: Geralt

Y no, no me vale que echemos la culpa al cliente, ni a los jefes, ni a nadie. La culpa es de tu cliente, de tu jefe, pero también tuya, y mía. Porque no hay un ente maligno que programó una reunión de 15 personas a las 9 de la mañana en sus oficinas cercanas a Mordor el primer día de cole. Lo que hay son 14 personas que no fuimos capaces de decir que si no era mucha molestia preferíamos quedar cualquier otro día del año que no sea el primer día de clase, que lo que vamos a tratar es tan importante que podríamos hablarlo el lunes 7, y que el día 8 a las 9 donde debemos estar es en la puerta del colegio de nuestros hijos, dándoles un beso y deseándoles un gran inicio de curso.

No voy a ponerme a explicar cómo organizarse ni cómo “educar” al cliente, porque todos sabemos cómo hacerlo. Pero no lo hacemos. Porque nuestro trabajo es tan importante…

The following two tabs change content below.

Esther Rosado

Llegué a los medios sociales como todos: por casualidad y sin tener ni idea. Empeñada desde siempre en saber cada día algo nuevo, llegó un momento en el que creí que estaba cerca de ser una experta. Afortunadamente seguí aprendiendo y pronto descubrí que este mundo siempre iba a ir más rápido que yo y que cualquiera, y que se trataba de asimilar el máximo posible y continuar coleccionando conocimientos. Así que aquí estoy, compartiendo lo que sé y sobre todo aprendiendo de tanta gente que sabe mucho más que yo.

Latest posts by Esther Rosado (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: