Lo confieso: yo procrastino

Escribo este post cuando queda un mes para que me toque publicar, y en cambio tendría que entregar de una vez estas notas que se me resisten. Me digo a mí misma que se me resisten porque se me han juntado con los parciales que empiezo en diez días, pero a quién quiero engañar, si todo mi contacto con los parciales han sido las preguntas de QStream (diez minutos al día) y unas videoclases que me pongo en la tele mientras corrijo a mis alumnos. O, mejor aún, mientras juego a los Sims. Porque todo simmer sabe que no hay mejor momento para jugar a los Sims que cuando todo a tu alrededor se convierte en una fecha tope. Deadlines, amigas, venid a mí. Sin vosotras es como si no me latiera el corazón.

Desde hace unos años, sé esto que me pasa tiene nombre: procrastinar. Con dos erres, maldita sea, que anda que no os cuesta: pro (hacia), crastinus (el día de mañana); es decir: no hacer hoy lo que puedes dejar para mañana.

Procrastination de Johnny Kelly en Vimeo.

Durante muchos años pensaba que era algo que me pasaba a mí solamente. Aprovechaba mi incipiente insomnio, que empezó a asomar poco después de los diez años, para completar las tareas de la clase de Plástica que no había hecho durante toda la semana de vacaciones, porque quién quiere pintar con ceras blandas cuando se puede estar en la calle (no he cambiado mucho, ahora que lo pienso). Mi madre sabía que estaba de exámenes porque inmediatamente sentía un ansia voraz de jugar al Super Mario Kart como si no hubiera un mañana. Esa es la clave: para los procrastinadores, mañana no existe. Y resulta que no soy yo. Que hay estudios sobre la procrastinación en la academia como mal endémico. Canales enteros en YouTube. Artículos sobre procrastinación y freelances. Somos legión.

He leído todo tipo de artículos sobre cómo dejar de procrastinar. Dicen que te organices en días, en vez de en semanas o meses: “Quedan 28 días para el último examen” es más apremiante que “quedan 4 semanas”. Será para ellos, la verdad; yo estoy a 28 días de ese examen escribiendo este post. Que te impongas restricciones, dicen. No, no funciona. No va conmigo.

He probado todo tipo de técnicas de organización del tiempo: las oficiales, las que se me ocurren, las que usan los demás. Esta semana estaba feliz porque mi teléfono está arreglándose y no tenía Internet, pero según la nueva extensión de mi navegador, he pasado una media de tres horas diarias en Facebook. ¿Sabéis lo cómico de esto? Que la gente cree que soy muy productiva.

Y lo cierto es que no es tan cómico. Los procrastinadores que conozco compartimos esa cualidad: al final, siempre llegamos. ¿Cómo vamos a escarmentar si al final aprobamos los exámenes, entregamos las notas antes del cierre de actas, terminamos los materiales didácticos, cerramos los proyectos con los resultados que esperábamos? ¿Si al final, aún con el subidón de adrenalina, brindamos por haber vencido a las temidas líneas de la muerte una vez más? Llegamos, siempre, pero en el último momento.

Desde que escribo este post hasta mediados de julio, cuando por fin me vaya de vacaciones, voy a pasar por uno de los periodos más estresantes del año. El fin de semestre cuando eres alumna y profesora al mismo tiempo es como subir el Himalaya dos veces al año. En tiempo récord. Siempre en tiempo récord.

Y se me ha ocurrido probar una técnica nueva: repetirme a mí misma que no, mañana no estaré menos cansada, acalorada o hambrienta. Que lo que tengo que hacer no me apetece más de lo que me apetecerá mañana y que lo voy a tener hacer de todas maneras. ¿Se imaginan si estamos llamando procrastinar a hacer sólo lo que a uno le apetezca en cada momento? 

Ya os contaré los resultados. De momento, voy a programar este post y a ponerme a corregir. Milagro.

[Photo credit imagen cabecera: Melodi2 via Morguefile]

The following two tabs change content below.
vegapchirinos@gmail.com'
Socia fundadora de @MasBienSi. Profesora en @CMFuned y @EAE_. Marketing, psicología, sociología..., es decir, gamificación. Word-a-holic: déjame jugar con palabras y hazme feliz. Enséñame algo y te querré siempre.

5 Respuestas

  1. comunicacion.merchepalomino@gmail.com' Merche Palomino dice:

    Me declaro gran procrastinadora (vaya palabro) pero tu post me ha animado a pensar en ello y buscar soluciones de verdad.
    Los vídeos que has incluido, simplemente geniales.

    Un abrazo

  2. vegapchirinos@gmail.com' Vega Pérez-Chirinos Churruca dice:

    Hola, Merche;
    Cómo te entiendo… Te diré que es mi gran objetivo para el curso próximo, así que si encuentras la fórmula, ¡no dejes de comunicármelo!
    Un abrazo y gracias por tu comentario.

  3. nuria5@hotmail.com' nuria dice:

    I DO, I DO , I DO¡¡¡¡ Pensaba que mi “todocorriendoyenelultimomento” no tenia una definición en la RAE¡¡¡ Me alegro de ello¡¡ de todas maneras, buscando el término despues de leer tu post (que casi me parto con lo de los sims….), todo lo que encuentro sobre PROCRASTINACION es….como evitar, como dejar de….y ESTOY EN CONTRA¡¡¡ Creo que hay muchas ventajas y ME SIENTO PODEROSA cuando SE que voy a abrir la nevera y SIEMPRE voy a saber que hacer para comer en el ultimo momento y o como solucionar el regalo de cumpleaños o del dia del padre….entre la 1 y las 3 a.m……
    Muy pocas veces me ha pillado el toro….eso si, he sentido el cuerno rozarme muchas veces…Y LO QUE ME QUEDA PORQUE YA NO VOY A CAMBIAR¡¡¡
    GRACIAS POR ESTE POST QUE ME HA AYUDADO A NO SENTIRME SOLA Y DESCATALOGADA jajajaja¡

    • Somos legión, Nuria. 😉
      Yo también creo que tiene sus ventajas, pero más bien porque me da la sensación de que no es un comportamiento aislado, sino que se relaciona con otras capacidades: mejor capacidad de trabajar bajo presión, por ejemplo. Sin embargo, no te creas, me encantaría ser capaz de hacerlo sólo cuando quisiera: dominar la procrastinación en lugar de que ella me domine a mí. 😉 Gracias por tu comentario.

  4. Teymagar@gmail.com' Teresa dice:

    El que no se conforma es porque no quiere ¿ verdad ?. Llevo años luchando contra esta forma de ser y al final va a tener una vertiente positiva y todo ! Pues me habéis hecho reflexionar y es cierto. Yo también tengo la “habilidad “de resolver en el último momento, aunque al igual que tu me gustaría que no se convirtiera en una técnica habitual en mi vida.
    Gracias por el post. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: