Mi primer verano con Netflix

Photo Credit: Brechtbug via Compfight cc

Hace menos de un año apenas había visto terminar “Breaking Bad” gracias a la generosidad de una amiga que me pasaba los episodios por capítulos y después a un compañero que me prestaba su contraseña de televisión de pago, creo que tardé como dos años en terminarla.  A parte de eso, en cuanto a series se refiere, guardaba celosamente en CDS toda la serie completa de “Sex and the City” para no pensar mucho y pasar el tiempo en soledad cada vez que debía afrontar una ruptura sentimental. Aunque no fuera verdad, que sí lo es, diría que nunca me he bajado series piratas ni películas. Debido a esto, mi conocimiento de las series más famosas norteamericanas era muy escaso y me quedaba fuera en todas esas conversaciones en las que ahora se tiene muy en cuenta quién está viendo qué serie para no hacer un “spoiler” o revelar la trama y elementos principales que mantienen la intriga de una serie.

En una comida de trabajo, de repente siempre había uno que comenzaba a hablar de una serie que probablemente se emitía en un canal de pago por una cuota mensual que además incluía el servicio de internet o ADSL y a la cual yo no estaba apuntada. Para mí era fatal, lo sentía cómo si de repente todos salieran a fumar y yo me quedara dentro del restaurante pero fuera, sin poder hablar, porque evidentemente no había visto ninguna de las series.

Ahora, gracias a Netflix, participo más o menos de estas conversaciones y estoy encantada. Espero ansiosamente la nueva temporada de “Orange is the new black” que saldrá el próximo 17 de junio y veo con mi chico la segunda de “Bloodline” con el compromiso de ensayar la  fidelidad de la pareja a menor escala,  aguantándonos  a ver los capítulos juntos y no por cuenta propia. Gracias que tengo más de 125 millones de horas de entretenimiento audiovisual y compagino mis series favoritas  con el nuevo concepto de documental de producción propia (véase “Making a murderer”). En documentales hasta ahora apenas conocía los de la “2 TV” y para mis siestas de fin de semana. Los de Netflix son otra cosa, y ya…. el tiempo no me da para más.

Netflix crea un nuevo concepto de fidelidad a la pareja: aguantar para ver las series juntos. Click Para Twittear

El gran cambio es que ahora los contenidos están a mi alcance. Netflix, cuyo nombre viene de Net (Internet) y Ficks (Flicks es el término slang para las películas y Flix sería la transcripción de la pronunciación de Flicks), no me obliga a contratar ningún proveedor de internet específico, solo que le haga un pago mensual muy asequible. Este pago es una tarifa plana mensual en streaming principalmente, películas y series de Televisión bajo demanda por internet. En España Netflix compite con los servicios de steaming de Itunes, Google play, Yomvi/ Movistar principalmente.  Aterrizó el pasado Octubre y este es el primer verano en el que nos acompaña en todos nuestros dispositivos móviles allá donde vayamos.

En otros países como Australia,  Netflix ha sido el instrumento más eficaz contra la piratería, convirtiendose en plataforma de referencia y el motivo para dejar de descargar contenido de “manera ilegal”. Aún está abierta la incognita si eso estará pasando en nuestro país, creador del Lazarillo.

En algunos países Netflix ha sido el instrumento más eficaz contra la piratería. Click Para Twittear

Los datos lo revelan y la producción propia de Netflix ha estallado en el 2015 y seguirá durante el 2016. Son series de alta calidad, alguna de ellas, como The Square, ha sido la primera serie producida por Netflix nominada a un premio de la academia y no será la ultima. Hace poco el Director de Contenidos de Netflix, Ted Sarandos, anunció en un discurso en la  “Conferencia UBS Media” que el número total de series originales programadas para este 2016 serían 31 ni más ni menos.

No obstante una de las mayores curiosidades de Netflix es que no vive bajo el yugo del rating como viven la mayoría de las series por ejemplo en España. Netflix se basa en las conversaciones online. El número de espectadores que ve cada serie en Netflix no es revelado, porque a este servicio de entretenimiento streaming no le interesa revelarlos, o no al menos en el modo en el que lo hacen las televisiones convencionales, porque no obtiene sus beneficios de ahí, sino de su popularidad percibida a través de sus suscriptores y sus conversaciones. Mientras sigan viendo que sus series dominan las conversaciones, ellos seguirán guardandose sus datos de audiencia, como quien se sabe querido y venerado en las plazas y mercados, sin necesidad de Romeos escalando sus balcones.

Photo Credit: Brechtbug via Compfight cc

The following two tabs change content below.

Almudena Pardilla Fdez

Estudié Periodismo pero la vida me ha redirigido al mundo de los medios y su mayor fuente de financiación; la publicidad. Conjugar esto con mi gusto por lo internacional y global me ha convertido en una gestora de medios internacionales desde hace siete años. Ante todo soy aprendiz casi antes de que Malú sacara su gran éxito, pero a diferencia de ella, yo aún y siempre, sigo aprendiendo.

Latest posts by Almudena Pardilla Fdez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: