Niños en Internet, ¿privacidad o protección?

Estos días he recibido en Facebook la invitación de un niño de 10 años, amiguito de mi hijo, y estoy encendida. Ya sé que últimamente me he puesto pesada con el tema de los niños e Internet pero, tras recibir esa invitación, siento que no he hecho suficiente.

El niño es un solete pero no tiene los 14 años reglamentarios para estar en medios sociales. Si a eso le añadimos que yo hablo de marketing y que el resto de las conversaciones que mantengo en redes sociales son adultas, ¿qué pinta un niño de esa edad entre mis contactos? Obviamente, le he ignorado.

Photo Credit: Enokson via Compfight cc

Photo Credit: Enokson via Compfight cc

Este verano, otro niño de 7 años le contaba a mi hijo que tiene un canal de Youtube en el que publica vídeos sobre sus cositas. El chavalito quería hacerse una foto con mi hijo para ponerla en la cabecera de su canal. Por encima de mi cadáver, claro.

Mi niño, también de 7 años, ha iniciado una guerra sin cuartel para que le permita conectar la consola a Internet. Quiere jugar online con otros gamers como hace otro de sus amiguitos, a quién sus padres conectaron a los 6 años.

Todo esto, acumulado en la semana en que la entrevista del juez Calatayud ha levantado una enorme polémica porque ¿cómo vamos a violar la privacidad de nuestros hijos para protegerlos? Hombre, por Dios. No, mejor vamos a exponerlos al riesgo desde los 6, 7, 10 años.

He revisado los vídeos del youtuber infantil y he analizado la presencia en redes del otro crío de 10 años. Resulta que tiene también un vídeo blog en el que da recetas de cocina. Están los dos críos monísimos en los vídeos, tan dulces, tan inocentes… Me pregunto si sus padres se habrán parado a pensar cuántos pedófilos y pederastas estarán pasando el rato ante los vídeos de sus peques. Peor aún, ¿se habrán preguntado si alguno de ellos está pergeñando un plan para cazarlos?

Qué va, qué cosas tengo. Si en este país todo bicho viviente es experto en redes sociales. Y además cada uno educa a sus hijos como quiere. Y, oye, que no corren peligro porque están conmigo, dicen esos padres.

Pocas custodias se quitan

Yo me pregunto si esos padres se llevan a sus hijos a la discoteca o a un local de streptees o a una casa de citas… como están con ellos.

No, claro, todos entendemos que esos entornos son inadecuados e, incluso, potencialmente peligrosos para los niños. Es más, te pillan haciendo eso con tu hijo y es fácil que un juez te quite su custodia, ¿verdad?

Pues pocas custodias se quitan. Sí, porque Internet es un entorno inadecuado para niños de esa edad e, incluso, es potencialmente peligroso. A ver cuándo empiezan los jueces a quitar custodias por este motivo.

Exponer a los niños a los riesgos de Internet, ¿debería ser motivo para retirar una custodia? Click Para Twittear

Para todo hay un límite y un punto de equilibrio

¿Un niño puede acceder a Internet sin peligro? Sí, claro, con un control parental y con una serie de medidas que ya vimos. Lo mismo que se puede ir a un bar con un niño a tomar una caña o un aperitivo sin que eso suponga un peligro. Pero de ahí a llevarle a una discoteca o abrirle un canal en YouTube media un abismo. Para todo existen límites y creedme si os digo que me cuesta cada vez más explicar a mi hijo por qué él no disfruta la misma libertad que sus amigos.

Creo que la confianza entre padres e hijos es clave para protegerlos en Internet. Si hay confianza, no tiene por qué haber una violación de la privacidad, pero somos padres, no colegas. Si es necesario ejercer un mayor control para protegerlos, hay que hacerlo. Si algún día sospecho que mi hijo toma drogas, pondré su habitación patas arriba para evitar que acabe muerto por sobredosis. Y si algún día sospecho que corre peligro en Internet, violaré su privacidad para que no acabe violentado, desaparecido o muerto. ¿Qué harías tú?

The following two tabs change content below.
cfigueiras@carmenfigueiras.com'
Cofundadora de Infinitopuntocero. De los Mass Media a los Social Media hay sólo un paso y hace ya años que lo di, como corresponde a un espécimen evolucionado de la comunicación. Más de 20 años comunicando por cualquier medio y velando por la reputación y la imagen de mis clientes, tenían que acabar rellenando este blog hasta el infinito. ¿Te animas a leer?

7 Respuestas

  1. Buen artículo.
    En su día ya me enfadé bastante con el titular de la entrevista al juez Calatayud. Me alegra no ser el único.
    Feliciadades por el post.

    • cfigueiras@carmenfigueiras.com' Carmen Figueiras dice:

      Gracias por comentar y por compartir el post, Antonio. Creo que se sacó esa frase de contexto, creo que muchos de los que lo pusieron a caldo lo hicieron sin más que el titular y creo que muchos de los padres que se alzan como defensores a ultranza de la privacidad de sus hijos la violarían por protegerlos. No creo que ninguno de ellos los dejara caer en manos de un pederasta solo por respetar su privacidad. La protección y la vida de nuestros hijos están por encima de toda consideración.

      El último post que escribo sobre esto, de verdad.

      Un abrazo,

      Carmen

  2. liliana.labarthe@gmail.com' Liliana Labarthe dice:

    Muy buen post Carmen! se me ha puesto la carne de gallina. Es algo que muchos padres no son conscientes o no quieren serlo porque implica tomar medidas. Totalmente de acuerdo contigo en que hay que protegerlos, guiarlos y permitir las cosas de acuerdo a su edad. Ellos lo ven como un juego y esto es la vida real. Lo malo es que el “mal ejemplo” o mejor dicho las malas prácticas como en todo, es lo que más rápido cala.
    un beso

    • cfigueiras@carmenfigueiras.com' Carmen Figueiras dice:

      Gracias, Lili. Es que para algunos padres es más cómodo usar Internet como si fuera la tele, en plan niñera a la que los niños se enganchan y no molestan. Y esto es bastante más delicado y peligroso que la tele porque, como muy bien dices, es la vida real, aunque sea online y cuando son tan peques les faltan recursos para poder defenderse. Nadie como los padres para marcar límites, enseñar a usarlo y protegerlos.

      Besos,

      Carmen

  3. mariajesusplazasanjose@gmail.com' MJ dice:

    Mis padres no me pusieron internet hasta *se pone a pensar* hasta los 16 creo recordar, aunque era tarifa plana por aquel entonces y eran otros tiempos. Actuaría igual que hicieron mis padres conmigo, porque con esas edades tan tempranas que en vez de nacer con un pan bajo el brazo nacen con un smartphone bajo el brazo, hay que ponerles límites de horas de conexión, a parte del parental control. Interesante artículo, lo comparto.

    Un saludo Carmen.

    • Y muy bien que hicieron tus padres. A esa edad aún eres muy vulnerable pero ya puedes ir probando tus alitas y tienes recursos suficientes como para poder enfrentarte a una situación delicada. Hay un momento para todo en la vida, así que no entiendo esa prisa que tienen los padres por permitirles acceder a Internet a los 7 años con el smartphone, la consola, la tele y todo lo que se les pone a tiro. Necesitan supervisión y límites, Internet puede ser un entorno tan peligroso a esa edad como lo puede ser una discoteca o un after. Lo que no sé es cómo hay tantos padres que no lo ven.

      Muchas gracias por tu comentario, Mª José.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: