París y los otros mensajes del COP21

Si te digo que me exhales, que me sientas, que me abraces y que intentes llenar con tu calor mi vacío, probablemente algo consigamos y me sienta más aliviada, pero cuando ciertos acontecimientos de índole mundial nos golpean la vida cotidiana, o nuestra libertad se ve amenazada con violencia mortal y no queda más que hacer vida normal de 9 a 7, al menos, déjame que te confiese que me cuesta horrores respirar, que en mi aliento de ritmo lento se refleja las dos únicas maneras de morir que  existen y que se han dado cita en los dos últimos meses de este año, en el maravilloso París donde nunca me ha besado nadie.

Morir de un disparo o morir asfixiado no es lo mismo, aunque sigue siendo morir. El París que vio por última vez a Lady Di  justo cuando iba en el asiento de atrás de un coche y por fin,  alguien de verdad le cogía la mano, es el mismo París que ahora acoge la cumbre mundial del cambio climático, el COP21 y advierte al mundo que si no nos matan ellos, nosotros mismos, maltratando el planeta, nos estamos matando. 21 llevamos ya y no adelantamos.

Si no habéis oído hablar de Brandalism, este blog me da la oportunidad de cantarte el  “ahora vengo yo”  y te lo cuento. Nacieron en el 2012, sus ideas surgen en inglés, aunque su idioma reivindicativo se entiende en todo el mundo. Decidieron aprovechar que Londres aglutinaría en los juegos Olímpicos  la suficiente atención mediática, para recuperar espacios de publicidad exterior de Reino Unido y lanzar la mayor anticampaña de publicidad que se hizo nunca. El proyecto involucró 37 vallas publicitarias “recuperadas” de cinco ciudades diferentes -Londres, Manchester, Leeds, Birmingham y Bristol-, en las cuales se colocaron distintas obras artísticas que se centran en temas como imagen corporal, bienestar, valores culturales, contaminación visual y la relación entre consumismo y destrucción del medio ambiente.

Justo a tiempo para la celebración de la actual cumbre mundial del cambio climático, París habla con las mismas herramientas que habló Londres en el Dismaland, así que si en su momento te lo perdiste, aún te queda París. Con sus visuales y sus campañas de outdoor, imágenes, colores y mensajes, Brandalism nos comunica algunas verdades incómodas para que de una vez por todas nos miremos al espejo y el llanto sea continuado.

Ahora mismo, París está tomada, sus huéspedes son políticos y “decision makers”, altos mandatarios y personalidades con capacidad real de hacer algo por el planeta, se mueven por las calles de París en coche y mientras los chóferes conducen, ellos pueden ver como 600 anuncios de falsa publicidad de la mano de Brandalism agitan el COP21, escupiendo en sus mejillas rosadas por el frío parisino, la falsa hipocresía de las marcas que apoyan este evento ya que en muchos casos no se ha predicado con el ejemplo.

La acción que se lleva a cabo, firmada por 80 artístas de 19 nacionalidades distintas, es como denunciar que abriste el cubo de la basura de tu vecina y encontraste periódicos en el contenedor de orgánicos, ella que siempre presume de reciclar.

Así de claro, con una explícita reivindicación medioambiental y con toda la intención del mundo, estos anuncios invadieron París el pasado Black Friday que nos ha incitado al consumismo hasta volvernos locos. Expresiones  y mensajes  que han sido como voces silenciosas hablando durante todo el fin de semana en el que quedaba prohibido concentrarse en París debido a los atentados del pasado 13 de Noviembre.  Empresas  de renombre mundial como Volkswagen o Airfrance, han podido ver claramente que hay una parte de la sociedad que percibe su marca de una manera diferente a la que pretenden, otra cosa es que se quiera permanecer en la ceguera, a veces se vive mejor.

Termino aplaudiendo estas ingeniosas obras de arte visual y estas reivindicaciones pacíficas que con un mensaje inteligente nos revela las conexiones entre la publicidad, la promoción del consumismo y el cambio climático, en un París que celebra el COP21 herido por las balas de unos fanáticos y el deshielo de sus cimientos.

Photo Credit: Brieuc.Baillot via Compfight cc

The following two tabs change content below.

Almudena Pardilla Fdez

Estudié Periodismo pero la vida me ha redirigido al mundo de los medios y su mayor fuente de financiación; la publicidad. Conjugar esto con mi gusto por lo internacional y global me ha convertido en una gestora de medios internacionales desde hace siete años. Ante todo soy aprendiz casi antes de que Malú sacara su gran éxito, pero a diferencia de ella, yo aún y siempre, sigo aprendiendo.

Latest posts by Almudena Pardilla Fdez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: