Por favor, una aplicación para olvidar la experiencia de tratarte

Dentro de ese ansiado “engagement” que las marcas intentan tener con el consumidor, subyace el propósito de proporcionar al usuario experiencias que sean la gasolina de una campaña de marketing, del “boca a boca”, que finalmente se traduzca en el alimento del social media y contenido de campañas de PR.

El marketing experencial está emergiendo como la columna vertebral de un numeroso número de campañas de branding, porque nada deja más huella, en un sentido o en otro, que lo que una marca me haga sentir, es la clave también para permanecer en el recuerdo del consumidor el mayor tiempo posible.

Dice un dicho que no importa lo que hagas, sino cómo se siente el otro cuando experimenta contigo, cómo le haces sentir, que justo es eso lo que nos queda justo antes de ver el túnel negro, y en nuestro día a día, interactuando, con personas y con todo lo que nos rodea, es lo que recordamos. Cuantas veces he tenido vacios mentales en los que no he recordado nada más que el regustillo, o bien de un restaurante, de una noche incluso, o algo tan simple cómo un nombre.

Así vemos que en este mundo cada vez más digital, las marcas buscan una conexión más profunda con el consumidor y se vuelcan en enseñar desde la experiencia, ofreciendo la oportunidad de tocar, sentir, e interactuar con los productos en vivo y en directo, donde los eventos que conectan al consumidor y a la marca, se usan no solo para entretener, sino también para educar y crear esa clase de conexión con la que soñamos todos.

Esto explica que nos sigan sorprendiendo en las calles numerosos eventos que forman parte de un programa de marketing experimental. Por eso, según el “Event track Study”,  [*url=http://www.eventmarketing.com] , la media de inversión en estos programas ha crecido un 5.4 % en el 2014. Todos parecen estar de acuerdo y los números mandan, el 62 % de las marcas que participaron en este estudio, tienen un retorno de esta inversión en un dos por uno y un 14 % incluso admite un cinco por uno.

La experiencia no solo vista en los eventos de marketing sino también en el propio uso del producto e incluso dentro del proceso de compra, o en las aplicaciones móviles. Todo ha de cuidarse y más ahora que el potencial consumidor es un milenials, nativo digital pero en constante búsqueda de experiencias. La experiencia con las marcas ha de ser un fluir, algo fácil, donde el trato nos haga sentir especiales, sin sorpresas, sin sobresaltos, sin letra pequeña.

El reto para la mayoría de las empresas es cómo medir el engagement producido por ese marketing experimental. Cuales son las claves para determinar el éxito?.
La primera sería mirar el impacto desde el punto de vista de la prensa o el PR, otra el Buzz o ruido creado en los medios y redes sociales.
Por ahora las empresas que mejor pueden realizar esta medición son las tecnológicas, que pueden tener una traducción directa en ventas, fin último y supremo de toda actividad de marketing y publicidad. Pero no debemos olvidar el impacto emocional de algunas acciones que no hay forma de medir e indudablemente funcionan.

No hace mucho conocí a un compañero de master que dejó el trabajo porque estaba inmerso un proyecto que le reportaría mucho dinero y que le impedía seguir yendo a la oficina, de hecho, abandonó también el master, justo a mitad, porque el desarrollo de esa “aplicación” móvil, era como mi novio controlador y exigente, que al final terminas o por dejarle a él o por dejar el resto, yo le dejé a él y mi compañero nos dejó a todos. No sé finalmente de que aplicación se trata, quizás sea una de esas con las que vivo día a día y me ayudan mucho, lo que nunca olvidaré fue que todo su trabajo y enfoque estaba basado en el uso experencial. Desconozco las estadísticas, pero yo misma casi a diario descargo aplicaciones que al momento elimino, y aún tengo una lista invisible, casi en el inconsciente, de marcas con las que no quiero volver a interactuar, siempre hay algún banco, alguna línea aérea, o incluso alguna compañía de telefonía móvil.

Al final, la experiencia en todo, eventos, anuncios, producto, aplicaciones, atención al cliente y un largo etc…. manda.

Si tú “marca”, no quieres estar en mi lista, trátame bien, sorpréndeme con un evento agradable que esté deseando compartir, que desgraciadamente, no hay aplicación inventada para olvidar la mala experiencia que pueda tener contigo.

Photo Credit:   Johan Larsson via Compfight

The following two tabs change content below.

Almudena Pardilla Fdez

Estudié Periodismo pero la vida me ha redirigido al mundo de los medios y su mayor fuente de financiación; la publicidad. Conjugar esto con mi gusto por lo internacional y global me ha convertido en una gestora de medios internacionales desde hace siete años. Ante todo soy aprendiz casi antes de que Malú sacara su gran éxito, pero a diferencia de ella, yo aún y siempre, sigo aprendiendo.

Latest posts by Almudena Pardilla Fdez (see all)

2 Respuestas

  1. Malasya dice:

    Muy bueno tu post Almudena, con frecuencia vemos en la agencia marcas que desean poner en marcha una acción de marketing, un evento o una App con el claro objetivo de aumentar sus cifras de negocio y en algunos casos olvidan que además tienes que proporcionar a los clientes potenciales una buena experiencia con la marca para conseguir no estar en tu lista!!

    • Almudena Pardilla Fdez dice:

      Muchas gracias Mala, he querido resaltar los eventos de marketing y la experiencia del consumidor porque dia a dia se descuidan y es la mejor oportunidad para crear marca y crear verdaderos fans cómo lo han hecho firmas muy consolidadas hoy en día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: