The illogical song

Toda la culpa es de la amígdala. La que está situada en nuestro cerebro, donde las emociones básicas como el amor, miedo, alegría, tristeza y rabia se turnan en el sofá de mi casa para vestirme el rostro con muecas muy distintas. Esta amígdala dentro del sistema límbico, es la que me ha hecho comprar la marca de refresco que me prometía felicidad porque al procesar todo lo relativo a nuestras reacciones emocionales muy influyentes en la decisión de compra por cierto, no hay lógica ni razón posible.

No es casualidad, que entre las toneladas de información que me llega al día, se haya colado el último anuncio de TV de la marca HP_Intel. El guión en sí mismo ya es muy fuerte, las escenas con un aire vintage son convincentes y la banda sonora, elección inspiradora que reproduce ” The Logical Song,” de la banda británica Supertramp.

La campaña se llama “Go Make Things” para el producto “Sprout “ de HP, una plataforma “all-in-one” por la que podemos hacer realidad en 3D cualquier cosa que podamos imaginar. El anuncio en su versión larga dura 60 segundos y en los rótulos de grabación y guiones se le ha llamado “Jane”.

Jane soy yo, y eres tú, somos cada uno de nosotros cuando se nos ha cortado la creatividad y andamos mutilados de ideas, incapaces de inventar más que nuestro propio miedo para continuar en días tan tediosos como oscuros. Jane comienza a perder el foco y seguridad y a medida que asciende profesionalmente va perdiendo la parte infantil creativa convirtiéndose en una trabajadora estancada en la rutina de su día a día.

La brillantez de Jane vuelve a resplandecer, cuando su hija pequeña dibuja en el lienzo de su muñeca y las dos, madre e hija, comienzan a trabajar con la Sprout de HP, creando una diadema real, usando el sistema de scanner ·D.

De fondo se oye la canción con la letra:

“Cuando Era Joven,, La Vida Me Parecía Maravillosa,
Un Milagro, Era Hermosa, Mágica.
Y Todos Los Pájaros En Los árboles
Cantaban Tan Felizmente
Con Alegría Y Juguetones, Me Miraban.
Pero Luego, Me Mandaron Fuera
Para Aprender A Ser Sensato,
Lógico, Responsable, Práctico…”

Todas estas palabras son incluso mucho más conmovedoras al ser cantadas por un coro de niños que hacen de esta pieza uno de los anuncios de hardware informático más bonitos que haya visto. La conclusión es más que satisfactoria, sutilmente se nos presenta todas las maravillas que podemos hacer con el producto sin mostrárnoslo en exceso. Después de verlo y de estremecernos, nos queda la idea de que igual que Sprout de HP ayuda a Jane a ver las cosas con una nueva luz, quizás tambien nos pueda ayudar a nosotros.

 

Probablemente no seré consciente, pero a la hora de mi próxima compra de productos de este tipo, pensaré en HP. Creo que hay una relación directa entre los que somos altamente influenciables por una buena campaña de publicidad y nuestra riqueza y amplitud de registros en el mundo de las sensaciones, para lo malo y para lo bueno. A veces creo que mi epidermis es extrafina y me cuesta entender a los tipos raros y duros que desfilan como autómatas en el ejército ejecutando con los demás una frialdad que les protege de implicarse en nada demasiado, hasta llegar a un completo aislamiento emocional. A ellos, este anuncio les dejaría totalmente indiferentes.

Lo confieso, yo viví con uno de ellos. La primera vez que dormí en su casa reparé en los dos cepillos de pelo que tenía perfectamente colocados a los lados del lavabo. Las posiciones eran perfectas, cómo medidas, simétricas en distancia al marco de la porcelana. Suelo buscarle el lado gracioso a las cosas, así que sonreí pensando en las curiosidades de cada ser humano ya que “él” era calvo. Los cepillos eran suyos, no de ninguna otra mujer, igual que ese cepillado diario y a la misma hora, también le pertenecían su rigidez, su automatismo rozando el TOC (trastorno obsesivo compulsivo) y la negación de sus sentimientos en pro de una lógica y un sentido común al que siempre apelaba cuando se quedaba sin argumentos.

Ahora “él “ es historia pero sus normas y reglas aún me persiguen cuando pierdo el control, son los fantasmas que quise enterrar después de que su intolerancia me machacara sutilmente, casi sin darme cuenta. Ahora en mis rezos, pido que nadie que apele al rigor y a la exactitud con tanto ímpetu se cruce en mi camino, al menos mientras desarrollo un sexto sentido para detectar a estos pobladores del reino humano que niegan lo más hermoso de serlo; sentir, amar, entregar, considerar, aceptar, diversidad… y se refugian en la intransigencia del orden considerando que el mundo perfecto es aquel estático en el que todos nos hemos de parecer a ellos.

Sirva esta pequeña oda a los buenos anuncios que nos conmueven porque pocas veces se les reconoce cuando estos nos producen espasmos en el alma y solo hablamos de los que nos han acariciado el tedio.

[Photo credit imagen cabecera: BrianDesigner via Compfight]

The following two tabs change content below.

Almudena Pardilla Fdez

Estudié Periodismo pero la vida me ha redirigido al mundo de los medios y su mayor fuente de financiación; la publicidad. Conjugar esto con mi gusto por lo internacional y global me ha convertido en una gestora de medios internacionales desde hace siete años. Ante todo soy aprendiz casi antes de que Malú sacara su gran éxito, pero a diferencia de ella, yo aún y siempre, sigo aprendiendo.

Latest posts by Almudena Pardilla Fdez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: