¿Todas las campañas son iguales?

Cuando veo esas noticias de medios especializados en marketing y comunicación hablar de las maravillas que ha logrado la campaña de Audi o Coca cola, es decir marcas con presupuesto millonarios…siempre me pregunto ¿qué haría yo con un presupuesto como ese? Creo que la pregunta más acertada sería que no haría yo con un presupuesto como ese. Está claro y no es por desmerecer el trabajo de nadie que con un buen dinero se pueden hacer cosas muy originales que den forma a las ideas más creativas y a veces sorprendentes y por supuesto conseguir buenos resultados según los objetivos planteados.

En mí sector, la política, también hay grandes presupuestos que controlan unos pocos. Por suerte el escenario político está cambiando y estamos pasando de un juego de ajedrez entre dos grandes a un tablero de “damas chinas ” donde hay muchos jugadores buscando su espacio y en términos de marketing tratando de desplegar sus mejores campañas. Grandes y pequeños, viejos y nuevos todos solemos mirar a lo que se hace en marketing político al otro lado del charco, sobre todo a Obama quién (con presupuestos de otro mundo), marca tendencia innovando siempre en sus campañas (desde cómo maneja el discurso, la imagen, hasta cómo utiliza los diferentes medios y adapta los mensajes para lograr emocionar y captar a su público.)

Damas chinasEn los últimos cuatro años he trabajado en siete campañas electorales (municipales y autonómicas, generales, andaluzas, asturianas, vascas, catalanas, europeas) con presupuestos muy pequeños y una realidad muy diferente a la que describo más arriba.

“Retos de una campaña política”

En España, hacer una campaña electoral no es sencillo, sumado al descontento de la gente por la política y los políticos te enfrentas a una serie de normas, restricciones o regulaciones que tenemos los partidos políticos para hacer una campaña publicitaria.

¿Restricciones? Para empezar la Junta Electoral establece unos plazos muy estrictos para que puedas comprar “publicidad”, contratar espacios donde anunciarte tanto online como offline y hacer propaganda para pedir el voto.Los períodos son muy definidos y acotados; cuando se convocan oficialmente las elecciones no se puede contratar publicidad hasta la fecha de inicio de campaña por lo que la campaña oficialmente solamente dura 15 días. Es decir que solo pueden aparecer tus anuncios, banners, vallas, videos, tuits promocionados, etc. esas dos semanas.

Sí lo sé, en la práctica parece que estamos todo el tiempo en campaña, pero esto es cosa de los medios ( tv, prensa y radio) y es un tema que da para otro post.

¿Qué otras dificultades tenemos? Aquí volvemos a los presupuestos millonarios, que a golpe de talonario han copado los mejores espacios y formatos en los principales medios, en publicidad exterior etc.

Hay también limitación de lugares, que por políticas de empresa no permiten hacer campañas políticas como en el caso de los centros comerciales y/o de eventos.

Súmale a esto, las elecciones no previstas, es decir las elecciones anticipadas (que están a la orden del día, por ejemplo ahora volvemos a tener un adelanto electoral en Andalucía). ¿Qué significa esto? Que en un mes y medio tienes que tener una campaña perfectamente definida, preparada y lanzada con todo lo que eso conlleva y sin ningún presupuesto reservado para ello.

Teniendo en cuenta estas “acotaciones”, por lo demás, para desarrollar una campaña electoral, sigues los mismos pasos que con cualquier otro producto. En situaciones normales, analizas a tu público objetivo mediante estudios sociológicos donde haces investigación cualitativa y cuantitativa (focus group, entrevistas telefónicas, encuestas en la calle) con muestras lo más representativas posibles. No me refiero aquí a las encuestas que realizan algunos medios o empresas especialistas que están más enfocadas a la intención del voto y dependen mucho del momento en que se han realizado.

En política guiarse de supuestos y prejuicios o conjeturas sobre el comportamiento electoral es muy caro, mucho más que investigar por eso un adecuado trabajo de investigación es imprescindible. Hay que conocer a los electores, a los indecisos, a nuestros posibles votantes, saber cómo nos perciben, qué es lo que buscan, qué saben de nosotros y de la competencia, donde nos posicionan, en fin …todo lo necesario para preparar una adecuada estrategia y con ello pasar a desarrollar el plan de acción.

Luego definimos en qué medios vamos a implementar la campaña y cómo vamos a adaptar el mensaje a los diferentes medios. Siempre pensando en un todo integrado en lo online y offline. Siendo lo suficientemente flexible para adaptarnos a las diferentes situaciones que se nos puedan presentar en el camino, “los imprevistos” que suelen ser muchos pero si tenemos claro hacia dónde vamos todo resulta más sencillo.

Somos conscientes que esta campaña será totalmente diferente y lo que antes nos funcionó es muy probable que ahora no lo haga. El escenario, los actores y también las herramientas se han transformado.

¡Gracias al universo.. que tenemos internet y que el mundo online es infinito en sus posibilidades!

Photo credits: (cabecera e interior) Lili Labarthe.

The following two tabs change content below.
liliana.labarthe@gmail.com'

Lili Labarthe

Consultora
Marketing online - Publicidad - Social Media. Te ayudo a encontrar los puntos débiles en tu estrategia y te propongo acciones para mejorarla y generar valor a tu marca en este mundo digital que nos está tocando vivir. Escríbeme a yo@lilianalabarthe.com

5 Respuestas

  1. Me ha gustado, y mucho, encontrar por fin a alguien que habla de lo que supone una campaña política desde el punto de vista del reto técnico, más allá de colorines políticos.

    Desde luego te animo a seguir escribiendo en esa dirección, hasta donde el secreto profesional te lo permita, para poder conocer un poco más el trabajo de marketing que se hace en una campaña normal, no con presupuestos de otras galaxias.

    Lo comparto y difundo.

    Gracias por escribir sobre este tema.

  2. mjcrumor@gmail.com' María José Ruiz dice:

    Caramba, pues va a ser bien interesante fijarse en “esta faceta” de la campaña electoral. Sin duda habrá un despliegue de lo más variopinto… Una interesante reflexión.

  3. malasya dice:

    Muy interesnte Lili, sobre todo desconocía las limitaciones que existen!!
    Cada vez que estamos en periodo de elecciones me fijo mucho en lo que hacen los distintos partidos para tener la máxima visibilidad. Me ha llamado la atención acciones tan curiosas como la del alcalde de Boadilla que “wasapea” con los ciudadanos!!

    • Gracias Malasya. En política como en otros campos, es fundamental estar a pie de calle o en contacto directo con los ciudadanos para no perder la perspectiva y saber lo que realmente quieren. Escucharlos y conversar con ellos, eso ahora lo puedes hacer a través de los medios sociales y efectivamente a través del móvil. Whatsapp es un excelente aplicación que te permite hacerlo. Nuestros candidatos en Madrid, Murcia, Valencia lo están usando con muy buena aceptación.
      saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: