9 consejos para mantener vivo tu blog en verano

Estaría bien que los consejos fueran 10 pero solo se me ocurren 9

Vuelve el verano, llegan las vacaciones y con ellas las ganas de descansar y desconectar. Pero si tienes un blog, puede que te tires de los pelos porque es un organismo vivo que te “pide de comer”. Te has convertido en un esclavo de tu blog y eso significa que deberás interrumpir tu descanso veraniego. Puede que incluso más de una vez. ¿Qué se puede hacer?

Opciones hay muchas y de todos los colores. Ninguna es mejor o peor que otras. Depende de tu ritmo de trabajo, tu necesidad de descanso, el sector en el que te muevas y el punto en el que se encuentre tu proyecto. Cada uno debe decidir cuál es la que más le conviene:

  1. Decide según la estacionalidad. Si tu sector es menos activo en verano o se detiene por completo, quizá te puedas permitir parar sin remordimientos y retomar de nuevo tu blog con la vuelta al cole. Eso viene a ser cuando lo diga El Corte Inglés.
  2. Cierra por vacaciones. Suena drástico, sí, pero se puede hacer educadamente. Escribes un post de despedida para avisar a tus lectores de que vas a parar durante un tiempo, les agradeces su fidelidad y les dices en qué fecha tienes previsto regresar. Esta opción te garantiza el descanso pero, personalmente, no me termina de gustar. Puede que cuando decidas volver tus lectores se hayan ido a explorar prados más verdes.
  3. Programa algunos post antes de irte. Algunas funcionalidades son una maravilla y a la de programación habría que hacerle un monumento porque te permiten mantener activo tu blog mientras te bronceas en la playa o te zampas una mariscada a dos carrillos en el puerto de tu pueblo. Visto así, todo resulta idílico pero ¿quién es el guapo que consigue adelantar 3 o 4 post antes de irse de vacaciones, justo cuando estás cerrando temas profesionales y tienes que hacer el equipaje? Yo desde luego no, no lo he logrado nunca. Y si alguna vez lo consigo, el monumento habría que hacérmelo a mí. 
  4. Baja el ritmo de publicación. Esta opción me gusta más porque te permite espaciar los post y tomarte algún período de descanso sin dejar totalmente desatendidos a tus lectores. Además, puedes mantener activo el blog sin perder pelo a manojos mientras redactas y programas post a cascoporro 10 minutos antes de meter las maletas en el coche.
  5. Aligera los post. Que estamos en verano, por Dios, que nadie tiene ganas de leerse un post súper sesudo antes de darse un chapuzón. Confieso que esta vez iba a escribir sobre asesoría estratégica pero me habéis dado mucha pena. Y también confieso que un día me tumbé en la playa a escuchar con los auriculares del móvil una conferencia sobre astrofísica, pero es que yo siempre he sido muy rarita.
  6. Dale una vuelta (veraniega) a los temas. ¿Se puede enfocar la temática del blog desde un punto de vista veraniego? Pues a ello. La cosa es más o menos facilita si lo tuyo es la moda, por ejemplo, en lugar de abrigos de pelo de camello sacas bikinis y pareos y todos tan contentos. Si te dedicas al marketing la cosa se pone un poco cuesta arriba pero, oye, todo es ponerse a pensar en marketing playero.
  7. Exprime la vida. Ah, la vida, esa fuente inagotable de historias que contar. Basta con echar un vistazo alrededor para que te salgan temas hasta de debajo de las piedras. El verano pasado, sin ir más lejos, la laxitud con que los padres de los amiguitos de mi hijo les dejaban usar las redes sociales me dio para 3 post más que nutridos sobre los peligros de Internet para los niños. Este año me está costando más, será que me junto con gente más responsable o que han decidido no contarme nada para no tener que oírme.
  8. Abrevia los post. Si la gente no tiene ganas de leer post súper sesudos en la playa, tampoco tiene ganas de leer ladrillos interminables. Así que, acórtalos un poquitín. Ya tendrán tiempo y ganas de leer mamotretos en las grises tardes de otoño, saboreando un café calentito, mientras la lluvia golpea rítmicamente los ventanales.
  9. Ponle algo de chispa a tu prosa. No seas aburrido, criatura, que se va a nublar el sol y va a ser por tu culpa.

Y hasta aquí porque no se me ocurre un punto 10, qué le vamos a hacer.

La cuestión es que todos tengamos claro que en la vida hay prioridades, que disfrutar de la vida en compañía de quienes queremos no es una opción, es un “must” y que hay muy pocas cosas de las que merezca la pena ser esclavos.

No seas esclavo de tu blog. Existen pocas cosas de las que merezca la pena ser esclavo. Clic para tuitear

Más sobre el autor

Carmen Figueiras
Cofundadora de Infinitopuntocero. De los Mass Media a los Social Media hay sólo un paso y hace ya años que lo di, como corresponde a un espécimen evolucionado de la comunicación. Más de 20 años comunicando por cualquier medio y velando por la reputación y la imagen de mis clientes, tenían que acabar rellenando este blog hasta el infinito. ¿Te animas a leer?

3 Respuestas

  1. y la 10 va por mi cuenta:
    No todo es escribir, el verano es buen momento para probar otros formatos como los vídeos, los podcast, las fotografías, etc.
    ¿Para qué quieres un móvil que vale una pasta? En tu bolsillo llevas cámaras de vídeo, equipo de streaming, editor de audios, etc.
    ¿O es que te da miedo experimentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: