Me estresa mi marca personal

Sí, no me estresa el trabajo, no me estresa la vida en general, me estresa mi marca personal. Toda mi jornada laboral está dedicada a crear y consolidar la imagen de marca, la reputación de mis clientes y al final del día se me olvida trabajar la mía. Bueno, no es que se me olvide, es que no me da la vida.

Estoy tan absorbida por el trabajo que reconozco que hace tiempo que no la cultivo debidamente. Me cuesta encontrar tiempo para crear contenido, ya no tuiteo a menudo y son escasas las veces que comparto información relevante en Facebook o Linkedin. Tampoco me dejo ver en eventos del sector ni soy de las que se apuntan a los consabidos encuentros de bloggers o tuiteros. Sinceramente, me gustaría hacer todo eso pero es que tengo que facturar.

Y para facturar necesito captar clientes y tenerlos atendidos, bien atendidos. Eso supone horas de dedicación para construir y consolidar su marca. Horas para poder estar a la que salta y que no pierdan ninguna oportunidad. Horas que si las dedicara a mi marca personal, no se las dedicaría a ellos.

Busca el equilibrio entre la dedicación a tu marca personal y la dedicación a tus clientes. Clic para tuitear

Y me estreso. Me estreso porque pienso que si un headhunter o un posible cliente quisiera valorar mi marca personal es muy probable que se quedase en la superficie, que no rascase para ver un poco más allá.

Me estreso porque pienso en todos los alumnos de Aula CM que empiezan a seguirme y se encuentran con que casi no tuiteo, rara vez pongo una foto en Instagram y mi actividad en Facebook está restringida para unos escasos mortales. Por cierto, gracias Aula CM por tratarme siempre así de bien.

Así que cuando tengo un rato, me esfuerzo y publico alguna cosa. Pocas porque lo cierto es que cuanto tengo ese rato prefiero pasarlo con mi hijo, leer un libro, ir al gimnasio o ver a los amigos.

Aquí es donde más de dos se estarán echando las manos a la cabeza. Así vas a desaparecer del mapa, nena. Puede ser, o quizá no. ¿No se debería valorar mi marca personal por el resultado de mi trabajo?

Los que nos dedicamos a esto del Marketing Digital sabemos que para crear y mantener una marca personal hay que tener algo que ofrecer y unos objetivos claros, unos valores, una USP, una constancia, hay que relacionarse y dejarse ver. Todo eso es verdad. Es innegable el valor de una buena marca personal aplicada a la búsqueda de empleo o a tu desarrollo profesional. La cuestión es encontrar el equilibrio entre el tiempo que dedicas tus clientes y el que te dedicas a ti mismo.

Cuántos casos conocemos de profesionales que tienen más visibilidad que sus clientes, que no se pierden un sarao y salen en la tele o postean en plan: “Aquí en el Social Catapún con superfulanito y megamenganito”. En esos momentos me imagino a los clientes pensando: “Y mientras tú estás ahí, ¿quién trabaja para mí?” Puede haber un equipo detrás, claro está, pero hay que supervisarlo.

Así que, mientras uno se dedica a su marca personal, ¿cómo atiende a los clientes? ¿cómo consigue que toda esa actividad sea rentable? ¿cómo se encarga de facturar? Ojo, que más de uno de esos de la marca personal ha sido visto lamentando su ruina financiera en redes sociales.

En mi opinión la marca personal se crea a base de conocimientos, experiencia, trabajo y resultados. ¿Hay que dar visibilidad al fondo? Sí, pero sin crear una fachada que se quede en simple forma. Sin experiencia, sin resultados, no eres más que un gigante con los pies de barro, un ego inflado, creado a veces con un simple golpe de suerte, que se va a evaporar en cuanto el jefe o el cliente se ponga a comprobar tu verdadero rendimiento.

Y en este punto más de dos estarán pensando que me repito más que el ajo porque yo ya he escrito sobre esto más veces. Tienen razón pero es que debe ser necesario repetirse cuando, teniéndolo tan claro como lo tengo yo, me estresa no estar cultivando más mis redes personales. ¿Demasiados jueces con el ojo puesto en lo que hacen los demás y dispuestos a saltar a la mínima sobre el compañero? Quizá.

La marca personal se crea a base de conocimientos, experiencia, esfuerzo y resultados. Clic para tuitear

Dios nos libre del juicio de los egos inflados

Un gigante tarda mucho tiempo en caer, aunque tenga los pies de barro. Algunos, mientras caen, van dejando el campo sembrado de cadáveres. ¿Por qué? Porque ellos lo valen.

Vete tú a decirle a un conocido tuitstar que el Community Manager no tiene la culpa de la cagada de determinada marca. A él se lo vas a decir. A ÉL.

Vete tú a decirle a uno de esos que coleccionan selfies de sarao en sararo que no es quien para juzgar el trabajo de otro compañero, que sobran sus comentarios jocosos cuestionando si el Community Manager de tal o cual marca borra comentarios.

Y mejor no digas nada, aunque se te descomponga el gesto y se te revuelva el cuerpo, cuando veas a otro tuiteando selfies desde el lecho del dolor porque hay que aprovechar un hashtag.

En serio, no todo vale por la marca personal. Ojo con el postureo porque las fotos en Instagram poniendo morritos no te convierten en un buen profesional.

¿Se nos va la olla con la marca personal?

Sí, a veces se nos va la olla. La vida es una carrera de fondo y la trayectoria profesional también lo es. Por eso la marca personal se construye día a día, muchas veces al margen de las redes sociales, entre las bambalinas de un evento, asesorando al cliente en reuniones o metiendo horas de ordenador y teléfono.

Al final, el poso que dejamos como profesionales no es la colección de selfies poniendo morritos, ni la ristra de tuits graciosos o los ocurrentes zascas que algunos se creen con derecho a dar a sus compañeros. No, la verdadera marca personal está en los resultados conseguidos, en los éxitos logrados, en los clientes satisfechos que se quedan contigo durante años o que se van y luego vuelven a tus manos.

Así que quiero dejar de estresarme y reivindicar mi derecho a cultivar mi marca personal a base de esfuerzo y resultados. Y si alguien quiere valorarme o valorar mi marca, por favor, que se fije en mis clientes, que investigue sus objetivos, que analice su estrategia, que los siga en su día a día porque ahí es donde estoy yo.

Tu marca personal es una carrera de fondo, como tu profesión y tu vida. Clic para tuitear

Más sobre el autor

Carmen Figueiras
Cofundadora de Infinitopuntocero. De los Mass Media a los Social Media hay sólo un paso y hace ya años que lo di, como corresponde a un espécimen evolucionado de la comunicación. Más de 20 años comunicando por cualquier medio y velando por la reputación y la imagen de mis clientes, tenían que acabar rellenando este blog hasta el infinito. ¿Te animas a leer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

A %d blogueros les gusta esto: