No morir en el intento de crear los textos de una web

Cada vez más, una aprende de las experiencias con los clientes, pero hay proyectos que desde el principio nacen con hándicaps visibles y que terminan dando al traste con las posibilidades de llevar a cabo una colaboración profesional.

Recientemente, he estado inmersa en un proyecto de redacción de contenidos web donde más bien parecía que íbamos a editar un libro, y eso que la primera premisa acordada para el diseño y la elaboración de contenidos fue el criterio de visualización para todas las pantallas (web responsive), donde la capacidad de concentración de los mensajes corporativos en textos breves y concisos es clave. Finalmente, he suspendido mi participación en el proyecto.

Si queremos que nuestra web tenga éxito, debemos centrarnos en mostrar el contenido lo más adecuadamente posible al entorno de Internet.

Una persona que entra a visitar un site lo hace para buscar información y esta hay que proporcionarla de forma clara y organizada. Sí, mostrando los pilares del negocio, pero con una estructura visual dinámica y limpia que permita animar al usuario a seguir leyendo.

Internet se caracteriza por su velocidad y su inmediatez, por eso, los textos que se redacten para su consumo online deben tener un ritmo adecuado, y este ritmo se consigue con un estilo determinado de redacción: cómo vamos a contar las cosas.

Pensando en los usuarios

Cuando se afronta la creación de una página web se le da mucha importancia al diseño (estilo, imágenes…) y, a veces, no tanto al contenido. Sin embargo el contenido será fundamental para atraer al usuario y que consuma la información que le mostramos. Para ello, la gran premisa de Internet son textos cortos.

Además, no basta con que el contenido sea interesante, debe mostrarse así (de forma interesante) para que se lea.

A la hora de determinar los contenidos de una web los clientes deben tener claro que tienen que pensar en los usuarios, no en uno mismo, y no intentar apabullar con la información. Es necesario utilizar un lenguaje sencillo, sin tecnicismos, ya que nos dirigimos a clientes potenciales y no a profesionales del sector.

La lectura de un texto en la web es un 25% más lenta que en un medio escrito. Es recomendable utilizar la mitad de palabras.

Este es un dato aportado por Javier Díaz Noci, pionero en la investigación del periodismo digital en Europa, en su libro La escritura digital.

Para inyectar un buen ritmo de lectura a los textos hay que hacer un correcto uso de los verbos. Estos son un recurso para convertir el contenido en una pieza ágil, consiguiendo un discurso de acciones que imprimen velocidad a la historia.

Photo Credit: barnimages.com Flickr via Compfight cc

Hay que reproducir el estilo periodístico. Es importante destacar un titular, con el que el usuario obtendrá el mensaje clave y que utilizará después para compartir el contenido en redes sociales.

Es más, hoy en día, hasta se pueden emplear técnicas de storytelling, narrativas que permiten asociar el mensaje a emociones, valores y llamadas a la acción.

 

En una web, subtítulos y encabezados ayudan a organizar el texto y a mantener el interés Clic para tuitear

La mayoría de la gente no lee las páginas web de manera lineal, sino que las “escanean” buscando áreas de interés y usando enlaces para saltar de un sitio a otro.  Los enlaces externos, a sitios de referencia, aumentan la credibilidad de la página. Además los textos de nuestra web influyen en el SEO y, por lo tanto, en el posicionamiento de nuestra página en los buscadores. Herramientas de palabras clave como Google Keyword Planner Tool o Traffic Travis pueden ser de mucha utilidad.

Photo Credit: barnimages.com Flickr via Compfight cc

Más sobre el autor

Rosalía Rozalén
Rosalía Rozalén
Cofundadora de infinitopuntocero.

Me muevo cada día entre los datos y la información. La Web y los Social Media han cambiado la forma de contar las historias, de ejercer el Periodismo. Lo que más me gusta del cambio: estar más en contacto con el público, sus ideas, visiones y la posibilidad de llegar a otras fuentes. En este nuevo camino solo puedo decir, "el gusto es mío y siempre infinito".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: