Quién soy en la era digital?

Somos conscientes de esta doble identidad que tenemos todos?

No me identifico, no me reconozco, no me veo en esa hija grabando con el móvil  a mi madre ahogándose en la cama del hospital para transmitir mi angustia a mis hermanas por WhatsApp, pretendiendo que eso minimizara mi  pánico,  observadora de ese despertar que nunca fue tal, dándome ahora cuenta que sin esa conectividad y sin el  móvil,  hubiera vivido de otra manera que se iba. No doy crédito a tantas ruinas grabadas espontáneamente cuándo aún se podía hacer algo,  esa obsesión por ser reporteros cualificados del mundo y de nuestro particular estado, casi siempre del bienestar.

Me refiero a esa feroz necesidad de conectarnos, que nos transforma a mi la primera y me hace saltar incluso sobre el hambre, el refugio y el alimento,  con la única condición de estar conectada.

Yo en la era digital me pruebo a mi misma soñando que voy  en velero, navegando entre tormentas peligrosas, saliéndome de mi alma cual posterguéis y viéndome desde arriba como la naturaleza vence y  es más fuerte que la tecnología y me ahoga en el temporal de fuerza 7 y me mata sin darme tiempo a comunicarlo, viendo como el grito es mudo y Siri ni se inmuta y todo es absorbido por el mar azul oscuro.

En los desastres  naturales,  los primeros servicios en fallar son los eléctricos y las telecomunicaciones. Las personas buscan comunicarse con sus familiares o con el exterior en caso de quedar atrapadas en algún lugar.La vida está en  un permanente estado de zozobra (capsize), en el que cuando todo lo eléctrico falla,  aplicaciones diseñadas para estos momentos de gravedad extrema ( Facebook safety check, firechat, Bridgefy.. entre otras)  o una pequeña bandera en tu bolsillo,  pueden ser literalmente tu salvavidas:

 

Este yo de la era digital es parte de nosotros, de esta identidad que pelea en el tiempo con nuestro presente parte de un todo. Mi universo abstracto digital  se ha convertido en un trozo de ese yo.

La historia sobre mi felicidad y mis angustias , victorias y decepciones, instrumentos en mi vida real para encontrar mi lugar en el mundo, que necesita de dos dimensiones en el tiempo, un arco largo con pasado, presente, futuro  y una experiencia directa en el momento.

La tecnología ha alterado ese flujo de tiempo, la narración de varios momentos está en todo crecimiento y con esta alteración, el tiempo de narrativa ha ido en aumento pero la medida más pequeña de los momentos se ha reducido con los nuevos instrumentos.

El resultado entre el yo digital y el yo real, es una brecha creciente entre lo que podemos… Clic para tuitear

Necesitamos la flecha del tiempo para entender la causa y efecto, no solo en el mundo material , también en nuestras propias intenciones y motivaciones . El tiempo no fluye igual en el mundo digital que en el mundo natural. El ahora digital no es el presente porque está unos segundos adelantado, este momento digital no es el del dolor punzante en el pecho o el segundo en el que degustas una tortilla de patata.

Este ahora tiene muy poca relevancia con nuestro propio estado y su enfoque sin embargo es que nos distraiga a cada paso del camino, cada señal digital es una invitación para dejar lo que estamos haciendo ahora, para ir a otro lugar.

El ahora digital entra en competencia directa con mi presente material.

Mi madre decía que el amor es atención, y aquí sigo con la consciencia  puesta  entre estos dos “yo”, el digital que no es presente y el natural que está entre un pasado y futuro que necesita ser narrado en ese contexto para existir de verdad. Prestando atención a esta dualidad que mucho me temo no es sólo mía y es de casi todos hoy en día.

http://Photo Credit: andrewram Flickr via Compfight cc

Más sobre el autor

Almudena Pardilla Fdez

Estudié Periodismo pero la vida me ha redirigido al mundo de los medios y su mayor fuente de financiación; la publicidad. Conjugar esto con mi gusto por lo internacional y global me ha convertido en una gestora de medios internacionales desde hace siete años. Ante todo soy aprendiz casi antes de que Malú sacara su gran éxito, pero a diferencia de ella, yo aún y siempre, sigo aprendiendo.


2 Respuestas

  1. Hola: me parece una reflexión muy interesante en esta época en el que parece que vivimos nuestra realidad a través de una pantalla bien de móvil, portátil… Efectivamente, vivimos en esa dualidad de nuestro ”yo”. Saludos

    • Almudena Pardilla Fdez dice:

      Buenos dias;
      Muchas gracias por compartir tu reflexión. Aquí estamos en la lucha constante por mantener lo más verdadero posible el yo real. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: