Una buena historia de ida y vuelta en Internet

Internet está lleno de millones de historias, unas buenas y otras malas

Esta es una de las historias positivas

Una historia positiva en Internet por Antonio Postigo

Es lunes 13 de octubre de 2013 y hace tres días que perdí mi libro de claves de Internet. Todos mis usuarios y claves que utilizo en Internet están perdidos. Llevo tres días tratando de recordar claves, probando mil combinaciones y, tras muchos esfuerzos, apenas he podido recuperar algunas de mis claves.

La peor pesadilla de quien trabaja en Internet se ha hecho realidad: perdí mi agenda con los usuarios y claves de todos los proyectos.

He podido recordar el acceso a mi correo de Gmail y Hotmail, he cambiado las claves y al menos me puedo comunicar; pero muy pocos de mis perfiles en redes sociales y proyectos están enlazados con mis correos.

Mi manía con la seguridad se vuelve ahora en mi contra. Claves complejas, servicios no vinculados y no tener esta información en formato digital son el ABC de la seguridad; pero esta vez el resultado ha sido quedarme sin poder acceder a mis perfiles sociales, páginas web y servicios en línea.

Pensando en la seguridad había guardado mis claves y nombre de usuario en un pequeño bloc de papel cuadriculado. Un sistema que me parecía perfecto, hasta que el jueves me dí cuenta de que no lo tenía. ¿Dónde podría estar?

He revisado toda la oficina, el despacho de casa y tratado de rehacer mis pasos desde la última vez que recordaba haberla usado. Todo en vano, no aparecen mis claves y cada vez parece más claro que he podido extraviar mi libreta de claves en la calle.

¿Te imaginas la situación? Quien encuentre el bloc podrá acceder a mis perfiles en redes sociales, a los proyectos en los que participo y a varios repositorios en la nube.  Y no puedo hacer nada.  He pasado los dos últimos días revisando mis perfiles sociales con preocupación, parece que están como yo los dejé, pero creo que en cualquier momento podré ver la catástrofe en primera fila.

En plena tragedia, en el cuarto día de búsqueda de mi libreta de claves se obró el milagro: entró en mi bandeja uno de los mensajes que más me ha alegrado recibir nunca. Un correo que comenzaba diciendo: “El pasado jueves mi familia y yo tomamos un vuelo en el aeropuerto de Málaga y encontramos algo que quizás usted ha perdido….”

Tenemos algo que quizás le pertenece imagen creada por Antonio Postigo

Por supuesto  en menos de un minuto enviaba mi respuesta, cruzando los dedos y esperando que fuera mi libreta de claves. No quería que fuera otra cosa. Tenía que ser esa libreta. Era lo más valioso para mí en esos momentos.

Efectivamente el jueves yo también había estado en el aeropuerto, una breve visita para llevar a mi hija que tomó un vuelo a Alemania.

Mientras esperaba la respuesta a mi correo pensaba: ¿De verdad alguien encontró mis claves y se está molestando en enviarlas? Por el aeropuerto de Málaga en esas fechas pasan más de 50.000 pasajeros diarios; además de otros muchos miles de visitantes que van a despedir o recoger a esos visitantes, como yo mismo había hecho. Sería una increíble casualidad que la libreta cayera en manos de alguien que comprendiera su importancia.

A los pocos minutos se confirmaba la mejor de las noticias para mí: habían encontrado mis claves y además se trataba de una persona que comprendía el valor de esa información.

Captura de pantalla con parte de un correo electrónico imagen de antonio postigo

 

“OK, tú eres la persona correcta…” comenzaba diciendo mi desconocido interlocutor.

¡Y tanto que era la persona correcta! Una tras otra me llegaron las imágenes con las páginas de mi libreta de usuarios y claves.  La persona que las encontró: Phil, trabaja como diseñador y desarrollador de proyectos web. Desde el primer momento supo comprender la importancia de su hallazgo.  Esta vez se habían dado todas las circunstancias, por difíciles que fueran, para que pudiera recuperar buena parte de mi trabajo y tranquilidad.

Un perfecto desconocido se había tomado la molestia de localizarme, comprobar que era el propietario de la libreta y hacerme llegar la información. Una buena historia que hubiera terminado ahí, con mi gratitud expresada por escrito, si no fuera porque la casualidad o el destino quisieron que hubiera segunda parte.

Tres años más tarde…

Estamos en el otoño de 2016, la mayoría de veraneantes ya se fueron y nosotros estamos en plena temporada de emisiones de vídeo en streaming. Más de 20 horas de emisión a la semana, redactando presupuestos hasta las tantas de la noche, y con un arranque de temporada que casi nos desborda…

Y en este loco arranque de temporada llegó un nuevo correo del “desconocido amigo” de Alemania.

Había vuelto ese verano a Málaga con su familia, se disculpaba por no haber contactado estando aquí y se preguntaba si podría hacerle un favor. El destino había hecho que perdiera un pequeño brazalete, muy especial para él ¡en el aeropuerto de Málaga!

No me podía creer la increíble casualidad, y la oportunidad de hacer algo por quien tres años antes me había ayudado a mí.

La buena suerte siguió presente en esta historia. Alguien había encontrado el brazalete extraviado en el aeropuerto y lo entregó en la oficina de objetos perdidos. Tras un largo intercambio de correos, unos cuantos trámites administrativos y  un desplazamiento al aeropuerto; al fin el brazalete estaba en mi mesa y listo para ser enviado de nuevo a manos de su propietario.

Curiosamente tardamos más en coincidir, yo en Fuengirola y el en su domicilio de Berlin para enviar el brazalete,  que en los trámites con el aeropuerto. Y hasta bien entrado 2017 no hubo ocasión de devolver el favor recibido tres años antes.

Una historia positiva sobre lo mejor de Internet: personas que ayudan a personas sin conocerlas Clic para tuitear

El desconocido amigo alemán

En estos últimos meses hemos cruzado un buen número de correos, hemos hablado de marketing, de los proyectos de cada uno y de lo extraño que es este mundo digital.

También resultó divertido otro cruce postal, por mi parte recibí un disco duro a rebosar de buena música; y por la suya llegaron sano y salvo los “orejones” que utilicé a modo de relleno para el paquete con el brazalete de vuelta.

Sigo sin conocerle personalmente, pero eso da igual. Sé que alguien por Berlín se tomó el trabajo de hacerme un gran favor, y yo tuve la suerte de estar en el sitio correcto para poder devolver en parte ese favor.

Estas pequeñas historias son las que hacen que aún crea en la buena gente.

Más sobre el autor

Antonio Postigo
Antonio Postigo

Comunicar y poner el conocimiento práctico al alcance de todos es mi meta.

Mi apuesta firme por la difusión y divulgación del conocimiento se vale de una herramienta poderosa: el vídeo. El vídeo es testigo fiel de un evento, de una conferencia o de un mensaje. Sin vídeo el mensaje desaparece inmediatamente, con el vídeo el mensaje perdura.

Por eso el vídeo, el video streaming en directo y las redes sociales son las formas que utilizo para que cualquiera pueda acceder a la información de la mano de los mejores expertos en cada tema.

Ofrecer los mejores conocimientos no sería posible sin la ayuda de muchos; así que agradezco la confianza a los más de 400 expertos de primer nivel que han ofrecido sus conocimientos en temas como salud, seguridad, educación, marketing, TICs, redes sociales, marca personal, derecho, WordPress, tecnología, privacidad,…

Trabajar en equipo y sumar esfuerzos es algo natural que tiene su recompensa. Recompensa que llega en forma de colaboraciones frecuentes con entidades y marcas como Andalucía Lab, WindUp, Qurtuba Congress, ActitudSocial, Endima14, ConvergenciaSalud, Mundo Digital Radio…

Si quieres saber un poco más de mí puedes comenzar visitando mi más reciente proyecto http://www.hoystreaming.com/

Me gustan los nuevos retos y considero que el trabajo en equipo es la mejor manera de superarlos así que ¿contactamos?.

4 Respuestas

  1. Beautiful! Thank you for sharing.

  2. Teresa dice:

    ¡Qué historia más chula, Antonio! Bonita de verdad.

    Para que luego digan de este mundo digital…

    (Al fin nos has sacado de la intriga, jeje)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: